La secretaria de Cultura del estado, Marcela Herbert Pesquera, presentó el Plan de Salvaguardia de los Lugares de Memoria y Tradiciones Vivas de los Otomí-Chichimecas de Tolimán: la Peña de Bernal, Guardiana de un Territorio Sagrado, documento producto del trabajo colaborativo entre instituciones de los tres niveles de gobierno, academia, sociedad civil y las comunidades de los municipios de Tolimán, Ezequiel Montes, Colón y Cadereyta de Montes.

 

En el marco de la inauguración del Encuentro de las Culturas Populares y los Pueblos Indígenas 2023, la funcionaria estatal expresó, que el plan contiene análisis, reflexiones, preocupaciones y propuestas para mantener con vida el Patrimonio Cultural del Semidesierto queretano.

 

Dijo que un pueblo que desconoce su Patrimonio Cultural, ignora también la esencia de su identidad, y recordó que el estado de Querétaro consiguió en septiembre de 2009 inscribir en la lista del patrimonio cultural inmaterial de la UNESCO el proyecto que engloba las expresiones culturales vivas, edificaciones y paisaje comprendidos en el triángulo que definen los cerros del Zamorano, el del Frontón y la Peña de Bernal.

 

Se trata, añadió, de elementos rituales, lenguas, artesanías, música, danza, conocimiento, y demás expresiones culturales que definen de forma clara y mantienen con vida la cosmovisión e identidad de 43 comunidades de los municipios de Tolimán, Cadereyta de Montes, Colón y Ezequiel Montes.

 

“El Plan de Salvaguardia que hoy presentamos se ha enfrentado a muchos retos, uno de los más importantes, sobrevivir las transiciones institucionales, por lo que llevó 10 años la realización de foros, consultas y espacios de reflexión para tener un diagnóstico, y casi cinco años más para finalmente tenerlo impreso. Con el plan buscamos presentar una serie de reflexiones, recomendaciones, y sobre todo, sembrar la semilla que pueda germinar en políticas públicas que preserven las tradiciones vivas de esta región de Querétaro”, puntualizó.

 

En su momento, el jefe de Investigación y Posgrado de la Facultad de Filosofía de la Universidad Autónoma de Querétaro, Alejandro Vázquez Estrada, explicó que el Plan de Salvaguardia implica el compromiso de cada parte involucrada para proteger el patrimonio intangible del polígono que conforman los cuatro municipios queretanos en cuestión.

 

“Los distintos guardianes de la memoria y la identidad formaron parte del ejercicio consultivo, lo mismo que restauradores, arquitectos, biólogos, geógrafos, historiadores y antropólogos, porque un diálogo de saberes no solamente implica que el saber técnico sea el que tenga la razón, sino que implica la articulación del saber local, que ha podido mantener la salvaguarda desde sus formas culturales, y el saber académico, donde se establezcan caminos y compromisos en similitud de posibilidades y horizontes”, dijo.

 

Ante la presidenta municipal de Ezequiel Montes, Guadalupe Pérez Montes; la directora del Centro INAH Querétaro, Rosa Estela Reyes, y el antropólogo, Miguel Medellín Martínez, del municipio de Tolimán, llamó a todos los involucrados a asumir que los retos que se tienen por delante deben convertirse en agendas de trabajo común para beneficio y protección del patrimonio de la entidad.