Con determinación y unidad, lograremos un futuro más próspero y equitativo para todas y todos, afirmó el gobernador, Mauricio Kuri González, al presentar el plan “Querétaro sin Pobreza”, el cual contempla la “Estrategia de Desarrollo Querétaro 2023 – 2027”.

 

Durante su mensaje, el mandatario estatal reiteró que la única forma de luchar contra la pobreza es a través del empleo formal, que las empresas sigan llegando a la entidad y que el crecimiento económico no se detenga.

 

“Es el empleo formal a lo que le tenemos que apostar; porque teniendo empleo formal tienes acceso a la salud, acceso a la seguridad social, acceso a un salario digno; y por supuesto, a la identidad de tener trabajo”, apuntó.

 

Recordó que gracias al esfuerzo conjunto, en su administración más de 200 mil personas han dejado la pobreza, lo que representa una reducción del 30 por ciento de la población que vivía en esta situación; y en cuanto a pobreza extrema, expresó que 27 mil personas dejaron esta condición, que representa el 40 por ciento de quienes vivían en este estado.

 

El Gobernador ponderó que a través del plan “Querétaro sin Pobreza” se hace un llamado a la acción, a trabajar en unidad y a construir un estado donde cada persona tenga la oportunidad de alcanzar su máximo potencial.

 

“Por eso creemos en ese Querétaro generoso, en ese Querétaro que nos damos; y ese Querétaro que gracias a que ha habido continuidad de buenos gobiernos, continuidad de gente buena que ha llegado, ha sido lo que es el día de hoy, que es, sin lugar a dudas, el ejemplo nacional”, concluyó.

 

En su intervención, el secretario de Desarrollo Social, Agustín Dorantes Lámbarri, detalló que el plan considera  mesas de coordinación estatal en las que participarán, además de su dependencia, las Secretarías de Planeación y Participación Ciudadana; de Finanzas,  y otras, con la finalidad de establecer acciones conjuntas, fijar objetivos y poner indicadores.

 

Precisó que en un esfuerzo permanente se impulsarán estrategias focalizadas y se hará buen uso del gasto en zonas prioritarias de la entidad; mientras que las primeras acciones deberán ejecutarse antes de agosto de 2024.

 

El funcionario estatal explicó que en educación, el objetivo es que todas y todos los niños y jóvenes con deseos de estudiar, puedan hacerlo. En salud y seguridad social, que la población sepa que tiene estos derechos y que el crecimiento económico llegue a cada rincón del estado. En materia de vivienda, indicó que la meta es que todas las familias cuenten con un hogar digno. Y en alimentación, que toda la población pueda nutrirse de manera sana, variada y suficiente.

 

“Somos un solo equipo por Querétaro. La estrategia es reducir las carencias, empoderar a las personas, desarrollar habilidades y desarrollar capacidades. Que cada peso invertido en la política social, sea de la mejor forma posible, con inteligencia y con honestidad”, subrayó.

 

A su vez, José Antonio Meade Kuribreña, invitado especial del evento, manifestó que el plan “Querétaro sin Pobreza” es la estrategia base para mejorar la calidad de vida de la población.

 

“Es la forma correcta de darle vida a la invitación que el gobernador Kuri hacía desde el principio: que todos juntos trabajen por Querétaro. Para abatir la pobreza es necesario que los tres órdenes de gobierno, los empresarios, la sociedad civil, todos, se sumen para combinar acciones en beneficio de las y los queretanos más vulnerables”, expresó.

 

Finalmente, aprovechó la ocasión para reconocer el trabajo del Gobernador de Querétaro, que se ve reflejado, dijo, en la generación de empleos, mayor inversión, más empresas, acceso a la educación y mejores servicios de salud.

 

Cabe destacar que en el plan que ha puesto en marcha la administración se ha colaborado con un equipo de expertos en soluciones innovadoras, para construir una estrategia que cambiará, para mejor, la vida de cientos de familias.

 

El plan “Querétaro sin Pobreza” incluye una serie de acciones cruciales para atender este tema, entre las que destacan: el diagnóstico de la evolución de la pobreza multidimensional en el estado, y el análisis de las brechas sociales que se deben cerrar. Además del impacto de los programas existentes a nivel federal, estatal y municipal, en la reducción de dichas brechas.

 

También considera estrategias para abordar las seis carencias sociales que se han identificado, más el componente de ingresos/precios que sean viables, costo-efectivas e impactantes; un tablero de métricas para definir objetivos y evaluar acciones prioritarias; así como el desarrollo de una visualización geográfica para identificar a la población objetivo y evaluar el proceso de implementación.

 

Aunado a esto, se medirá el progreso a través de métricas e indicadores, y se adaptará la estrategia según los resultados y las áreas de oportunidad que se identifiquen.