La Secretaría de Salud (SESA) del estado de Querétaro informa que la artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria que afecta las articulaciones y sus tejidos circundantes de manera crónica; causa dolor, rigidez, hinchazón y movimiento limitado de éstas.

 

Este padecimiento afecta a las articulaciones pequeñas y medianas como muñecas, codos, manos, rodillas, tobillos y hombros, así como a otros órganos del cuerpo; piel, ojos, corazón, sistema nervioso, pulmones, sangre y aparato músculo-esquelético.

 

Se trata de una enfermedad autoinmune, es decir, se produce cuando el sistema inmunitario ataca por error los tejidos del cuerpo. Los investigadores no saben qué provoca este padecimiento, aunque parece probable que sea un componente genético que provoca vulnerabilidad a los factores ambientales, causando infecciones que pueden desencadenar la enfermedad. Las mujeres son más propensas que los hombres. Se puede producir a cualquier edad, pero regularmente el inicio es a los 40 años. Si un familiar padece artritis reumatoide, el riesgo de padecerla puede ser mayor.

 

Cabe señalar que las personas que tienen sobrepeso o son obesas, especialmente las mujeres de hasta 55 años, pareciera que presentan un mayor riesgo de desarrollo de artritis reumatoide. De la misma manera hay factores externos como el tabaquismo que aumenta el riesgo de desarrollarla.

 

Los síntomas varían de una persona a otra, entre ellos están: articulaciones sensibles a la palpación, pueden sentirse calientes e hinchadas; rigidez articular que generalmente empeora por las mañanas y después de la inactividad; y cansancio, fiebre y pérdida del apetito. Es relevante que ante la presencia de dolor de articulaciones se consulte al Médico para ver cual es la mejor opción de tratamiento. Para más información acudir al Centro de Salud.

 

La Secretaría de Salud de Querétaro emite las siguientes recomendaciones:

  • Mantener las articulaciones en movimiento, para ello efectuar diario estiramientos suaves.
  • Revisar la postura para que sea la adecuada al sentarse, pararse y moverse.
  • Tener un equilibrio entre la actividad y el descanso, y no tener excesos.
  • Controlar el peso. El sobrepeso puede aumentar las complicaciones de la artritis y contribuir al dolor de la misma. Por lo general, hacer cambios graduales permanentes en el estilo de vida que generen una pérdida de peso progresiva suele ser el método más eficaz para controlar el peso.
  • Deja de fumar para evitar el estrés en el tejido conectivo, lo que puede aumentar el dolor de la artritis.