Ante miles de fieles y personalidades de todo el mundo, este jueves el Papa Francisco despidió por última vez a su predecesor Benedicto XVI durante un solemne funeral en la plaza de San Pedro.

“Benedicto (…) que tu gozo sea perfecto al oír definitivamente y para siempre la voz” del Señor, suplicó el Papa durante la misa para el papa emérito, fallecido el sábado a los 95 años, y que presidió desde la silla de ruedas.

Benedicto XVI fue sepultado en la Basílica de San Pedro

En el último adiós, Francisco destacó su “sabiduría, delicadeza y entrega” poco antes de que el féretro fuera transportado al interior de la basílica de San Pedro para su sepultura.

El pedido del Papa argentino fue lanzado ante el sencillo ataúd de madera donde yacía el cuerpo de Joseph Ratzinger, con una copia de los Evangelios encima y colocado en el atrio de la basílica.

La presencia de un Papa en el funeral de su predecesor es algo inédito en la historia reciente de la Iglesia.

 

Francisco estaba rodeado por cinco cardenales en el altar instalado en el atrio que domina la inmensa explanada. Al término de la sepultura, de pie, ayudado por su bastón, Francisco bendijo el ataúd y lo tocó con su mano para despedirlo.

“Santo subito”

Entre los fieles que asistieron a la ceremonia figuraban muchos sacerdotes y monjas, quienes hicieron fila desde la madrugada para entrar a la plaza.

“Para mí es un gran ‘doctor’ (título para los santos eruditos, ndlr) de la Iglesia. Siempre lo he pensado”, aseguró la religiosa mexicana Erica Merino Peña, entre las primeras en ingresar.

Un cartel con escrito en italiano “Santo subito” (santo ya) resaltaba entre la gente, lo que recordaba a muchos los gritos de la multitud en 2005 pidiendo la rápida canonización de Juan Pablo II.

Las exequias del Pontífice alemán, quien renunció al trono de Pedro en 2013 tras 8 años de pontificado, fueron “solemnes pero sobrias”, como deseaba Benedicto XVI.

La ceremonia, que comenzó a las 09:30 horas (hora local), duró una hora y 20 minutos y fue concelebrada por unos 4 mil religiosos, entre cardenales y obispos de todo el mundo, así como 50 mil personas, de acuerdo con fuentes vaticanas.

Entre los asistentes figuraban varios jefes de Estado y de Gobierno, incluido los presidentes de Italia, Polonia, Hungría, Portugal, el rey Felipe de Bélgica y la reina emérita española Sofía, así como diplomáticos de varias nacionalidades.

En total, 195 mil personas desfilaron durante tres días de capilla ardiente, de lunes a miércoles, ante los despojos de Joseph Ratzinger, cuyo cuerpo yacía en un catafalco cubierto por una tela dorada, rodeado por dos guardias suizos vestidos de gala, frente al altar mayor de la Basílica de San Pedro.

Hace siglos que un papa no despedía a su antecesor. Foto: AFP PHOTO / VATICAN MEDIA

Benedicto XVI, quien se retiró sus últimos 10 años de vida en un monasterio del Vaticano, será enterrado sucesivamente en una ceremonia privada en la cripta de la basílica, en la que fue tumba de Juan Pablo II hasta 2011.

Ceremonia inédita

Dado que Joseph Ratzinger renunció a su ministerio antes de morir, su funeral respetó parte de la liturgia reservada para los papas, pero “con algunas diferencias”, explicó el vocero de la Santa Sede, Matteo Bruni.

Se guardó, eso sí, la tradición de colocar en el féretro de ciprés las medallas y monedas acuñadas durante su reinado, así como los palios obtenidos, también fue puesto un breve resumen del pontificado dentro del ataúd, antes de ser sellado y colocado en uno de zinc.

El Vaticano divulgó este jueves el texto en el que se refiere a Benedicto XVI como “Papa emérito” y cita la frase en latín que pronunció durante su renuncia el 11 de febrero de 2013.

El expapa será enterrado en las Grutas Vaticanas, en la tumba que perteneció a Juan Pablo II hasta que fue trasladado a una capilla en San Pedro tras su beatificación.

Alemania despide a su Papa

En Alemania, la conferencia episcopal ha invitado a las iglesias del país a repicar las campanas a las 11:00 horas en homenaje al primer Papa alemán de la era moderna.

Nacido en 1927, Joseph Ratzinger enseñó Teología durante 25 años en Alemania tras lo cual fue nombrado arzobispo de Múnich.

Después de un pontificado marcado por múltiples escándalos e intrigas y de haber pasado los últimos 10 años de su vida rezando y estudiando, Benedicto XVI fue acusado a principios del 2022 de haber encubierto a cuatro curas pedófilos cuando era arzobispo en Alemania, una mancha que empaña su papado y un caso que negó hasta el final de su vida.