La Secretaría de Salud (SESA) del estado de Querétaro se adhiere al Día Mundial de la Diabetes, que se conmemora el 14 de noviembre de cada año, con la finalidad de crear conciencia sobre el impacto de la diabetes en la salud de las personas y para fortalecer la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la diabetes. El tema de este año es “Educación para proteger el mañana”.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT 2018) identificaron 8.6 millones de adultos mexicanos viviendo con diabetes, es decir, el 10.3 por ciento de la población. Para el caso del estado de Querétaro, la prevalencia es de 7.5 por ciento, situándolo por debajo de la media nacional.

La diabetes es una enfermedad crónica caracterizada por mantener elevados los niveles de azúcar (glucosa) en sangre, esto, asociado a la deficiencia de insulina, afecta al corazón, ojos, riñones y sistema nervioso. Es una enfermedad que no respeta género, edad, muchas personas la padecen sin saberlo, incluso, ha llegado convertirse en una emergencia sanitaria.

La causa principal de la diabetes son los malos hábitos alimenticios llenos de azúcares refinadas, grasas saturadas y sodio, le sumamos a esto el sedentarismo, la obesidad y el factor genético. Sin duda alguna, nuestros malos hábitos nos están llevando lentamente a sufrir una enfermedad como esta.

Existen tres tipos de diabetes:

  • Diabetes Tipo 1. Suele aparecer con mayor frecuencia en la juventud, afectando directamente al páncreas al producir poca o nada de insulina.
  • Diabetes Tipo 2. Es el tipo de diabetes más común, sucede cuando el cuerpo es incapaz de producir insulina y se acumula la glucosa en la sangre; representa la mayoría de los casos y se manifiesta generalmente en adultos, muchas veces con obesidad o hipertensión.
  • Diabetes gestacional. Esta se presenta durante el embarazo a causa de los cambios que sufre el cuerpo propio en ese estado y suele darse en una etapa avanzada de la gestación, aunque normalmente desaparece al nacer el bebé.

Los síntomas son diferentes dependiendo el tipo de la diabetes, pero cuando los niveles de azúcar son altos, se presenta una sensación de mucha hambre y sed, incluso llegar a perder peso, necesidad de orinar muy a menudo y sentir cansancio. Por otro lado, en las personas con diabetes tipo 2 es común no presentar síntomas al inicio, incluso es posible que no los tengan durante muchos años.

En estos casos, la detección de la diabetes suele darse mediante un análisis de sangre, pero se puede reconocer la enfermedad ante síntomas como disfunción eréctil, visión borrosa y dolor o entumecimiento en los pies o las manos.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las personas que viven con diabetes tienen más riesgo de enfermar de forma grave y de morir por otras enfermedades:

  • La diabetes está entre los cinco principales factores de riesgo relacionados con la salud para la tuberculosis.
  • Es la principal causa de ceguera en las personas de 40 a 74 años de edad.
  • La depresión es dos veces más frecuente en personas con diabetes que en aquellas que no la tienen.
  • El estrés y la ansiedad que produce vivir con esta enfermedad repercuten negativamente en su evolución, debido a un autocuidado insuficiente, falta de adherencia al tratamiento y a episodios de hipo o hiperglicemia.
  • Las personas que viven con diabetes tienen hasta tres veces más riesgo de fallecer por enfermedades cardiovasculares, enfermedad renal o cáncer.
  • También tienen el doble de riesgo de desarrollar un cuadro severo y de fallecer por COVID-19.

El mantener los niveles de glucosa en sangre bien controlados disminuye el riesgo de enfermar gravemente o de morir, más sin embargo entre 50 y 70 por ciento de las personas que viven con diabetes tienen niveles de glucosa en sangre no controlados.

Algunas recomendaciones para prevenir la diabetes son llevar una dieta equilibrada, realizar 30 minutos de ejercicio y beber dos litros de agua al día. Recuerda que tu salud está en tus manos, debes llevar hábitos saludables que te permitan mantener una calidad de vida sana para ti y tu familia.