La Secretaría de Salud (SESA) informa que del 25 de julio a la fecha en el estado se han identificado 22 personas que cumplen con la definición operacional de caso probable de viruela símica, de los cuales cuatro están confirmados, 14 descartados mediante prueba de laboratorio y cuatro pendientes de resultado.

 

El Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) realizó la confirmación a viruela símica a través de la reacción de la polimerasa en cadena (PCR), en muestras de las lesiones cutáneas. Los casos positivos se encuentran distribuidos: tres en el municipio de Querétaro y uno en Corregidora. Del total de casos confirmados, 100 por ciento corresponden a hombres y están en el grupo de edad de 30 a 44 años.

 

La vigilancia epidemiológica se realiza mediante las unidades de primer y segundo nivel del sistema estatal de salud. La viruela símica o del mono dura en promedio 21 días, se transmite por contacto directo con las secreciones de una persona enferma por medio de mucosas o lesiones de la piel, gotitas respiratorias y objetos contaminados con los líquidos corporales.

 

Se puede prevenir al evitar contacto físico directo con personas enfermas o que se sospecha pudieran tener la enfermedad; el contacto sexual es una actividad que debe tomarse en cuenta, ya que se contagia por contacto muy estrecho entre dos o más personas.

 

Existen prácticas que pueden incrementar el riesgo de infecciones, incluyendo la viruela símica, como son: sexo con personas desconocidas, cuartos oscuros o fiestas sexuales; esto, debido al contacto estrecho entre las personas durante estas actividades.

 

Quienes cuidan a familiares con la enfermedad deben lavar con agua tibia y detergente la ropa, las toallas y sábanas de la persona enferma y los utensilios para comer; además, limpiar y desinfectar superficies contaminadas. En caso de presentar síntomas, las y los pacientes deben evitar acercarse a otras personas y no acudir a lugares públicos.