Habitantes de la Costa Maya de Quintana Roo están sorprendidos, pues las grandes cantidades de sargazo que han arribado en los últimos meses, al paso del tiempo, les han dejado beneficios.

Aseguran que la arribazón de la macroalga se ha convertido en arena, haciendo más grandes sus terrenos frente al mar.

“Cuando comenzó el sargazo, con el tiempo se fue recorriendo y fue haciendo canales”.

Julián Peraza Reyes, habitante de la Costa Maya de Quintana Roo

Esta situación se vive en toda la zona que no es turística de la Costa Maya, donde los programas de recolección y limpieza del sargazo no han alcanzado a llegar.

No obstante, especialistas aseguran que no es que el sargazo se convierta en arena, sino que al descomponerse, libera la arena que acarrea a lo largo de su travesía por el Océano Atlántico.

“El sargazo, cuando viene flotando sobre el mar, acarrea también cantidades extraordinarias de arena, porque contiene unas válvulas que les permite flotar y se va como haciendo la acumulación de estas partículas de arena”.

Alondra Yaxibi Martínez Flores, especialista en manejo de recursos naturales

En condiciones naturales, cuando llega a las playas se desintegra y se incorpora al medio ambiente, sin embargo, el mal aspecto obliga a su pronta recolección.

Ante el arribo masivo de la macroalga, el proceso de descomposición es lento y puede incluso causar afectaciones a la salud.

“Lo que se detectó en un principio fue que personas que sufren de algún problema de salud asmático, por ejemplo, respiratorio, sí pudieran ser afectados por la respiración de la liberación de estos ácidos”.

Alondra Yaxibi Martínez Flores, especialista en manejo de recursos naturales

Aseguran los especialistas que otra de las posibilidades de uso para esta macroalga sería la elaboración de biocombustibles y fertilizantes, para lo que aún hacen falta más investigaciones.