El pasado fin de semana, la lluvia se hizo presente en el estado de Nuevo León, donde, a pesar de generar pérdidas humanas y daños materiales, fue recibida con gran alegría debido a que la entidad ha sido de las más afectadas del país por una severa sequía que redujo considerablemente el agua en sus presas y cascadas.

En las redes sociales no se han hecho esperar las fotos, videos y textos en los que se festeja ver que nuevamente los cuerpos de agua regios se “hidratan” con la caída de lluvia.

Llega septiembre con lluvias en Nuevo León

Fue el pasado miércoles 31 de agosto cuando Samuel García, gobernador de Nuevo León, dio a conocer que los pronósticos del clima indicaban que la lluvia estaría presente en toda la entidad, lo cual no tardó en hacerse visible, pues pasado el mediodía, el río Pablillo, en Santo Domingo Linares, comenzó a llevar agua a su cauce, la cual comenzaría a alimentar las presas.

En tanto, la presa La Boca se pintó de azul luego de lucir seca. Según datos oficiales, pasó de tener 16 al 61% de su capacidad en el último corte.

Aunque tuvo un bajo nivel, el arroyo Mojarras también lució con movimiento el sábado 3 de septiembre, al igual que La Chueca.

Santa Catarina fue uno de los ríos que de la noche a la mañana pasó de ser un camino de tierra a tener corriente activa.

El río de San Juan conmovió a los internautas, pues abastecerá de vital líquido a la presa El Cuchillo.

En contraste con el primer trimestre de este 2022, la cascada Cola de Caballo, ubicada en Santiago, Nuevo León, volvió a tomar su forma natural, la cual causó maravilla entre los testigos, quienes no dudaron en inmortalizar el momento con un video tomado con sus celulares.

Cerro Prieto también dio aires de esperanza a los regiomontanos la mañana de este martes, al ver que ya comienza a llenarse.

Piden a la población tener precaución y cuidar el agua

Las precipitaciones recientes han atraído a personas a los ríos y presas, lo cual las pone en riesgo de ser arrastradas por la corriente, por lo que las autoridades regiomontanas han pedido que se evite visitarlas y moderar el consumo, pues el futuro del vital líquido en dicha entidad sigue siendo incierto.