La Comisión Federal de Electricidad (CFE) se pone al tanto de cualquier contingencia que pueda ocurrir en el suministro eléctrico en los estados de Baja California y Baja California Sur por el paso del huracán Kay categoría 1, mismo que sigue su trayecto intensificándose.

A través de un comunicado, la CFE dio a conocer que diseñó un plan específico para brindar la atención requerida por las afectaciones al suministro eléctrico ocasionadas por ciclones tropicales, sismos o cualquier otro fenómeno natural.

Atención de la CFE en Baja California y Baja California Sur

Conforme los protocolos de actuación de la CFE, ha dispuesto de los siguientes trabajadores y recursos para atender las posibles afectaciones en Baja California y Baja California Sur.

  • 511 trabajadores electricistas
  • 92 grúas
  • 118 vehículos
  • 39 plantas de emergencia
  • 12 torres de iluminación
  • 1 helicóptero

La CFE detalla las actividades que realiza de acuerdo con el Manual de Procedimientos Técnicos para la Atención de Desastres.

  • Monitoreo permanente de la evolución del fenómeno meteorológico
  • Identificación de las áreas de probable impacto del fenómeno meteorológico
  • Implementación de los Centros de Operación Estratégicos para toma de decisiones oportunas
  • Identificación de los usuarios cuyo servicio es fundamental para la comunidad

La trayectoria del huracán Kay

El Sistema Meteorológico Nacional (SMN) no prevé que el huracán toque tierra, sin embargo, se espera que mantenga un avance en paralelo a las costas de Baja California Sur y Baja California, lo que provocará una influencia en los vientos del territorio y generará lluvias de importancia.

Debido a la fuerza del fenómeno, se espera que en las próximas horas aumente cambiando su categoría e intensidad al nivel 2.

Propiciará lluvias puntuales torrenciales (de 150 a 250 milímetros) en regiones de Baja California Sur y Sinaloa, e intensas (de 75 a 150 mm) en zonas de Durango.

Las precipitaciones estarán acompañadas descargas eléctricas, vientos fuertes y posibles granizadas, podrían ocasionar deslaves, incremento en los niveles de ríos y arroyos, desbordamientos e inundaciones en zonas bajas.