La frontera tamaulipeca está en alerta por la creciente del río Bravo provocada por las lluvias de las últimas 48 horas.

Mientras tanto, en la capital del estado, Ciudad Victoria, la Sedena activó el plan DN-III.

¿Qué dicen las autoridades del nivel del río Bravo?

El director de Protección Civil y Bomberos (PCyB) de Nuevo Laredo, Humberto Fernández Diez de Pinos, hizo un llamado a la ciudadanía para que no se introduzcan al río por el peligro que esto representa.

En Ciudad Victoria, la noche del martes, la Dirección de Seguridad Pública, Tránsito y Vialidad, reportó más de 30 accidentes asociados a encharcamientos e inundaciones, mientras que, personal militar supervisaba las zonas bajas para llevar a cabo el rescate de automovilistas y transeúntes atrapados en medio de la lluvia.

Más ríos con crecidas importantes en sus niveles

Habitantes de municipios como Hidalgo y Padilla, reportaban crecidas importantes de los ríos Purificación, Corona y San Antonio, que desembocan en la presa Vicente Guerrero, que se espera incremente su nivel de llenado que oscilaba en el 19%.

En Reynosa, el presidente municipal, Carlos Peña Ortiz, coordinó acciones con Protección Civil y Bomberos, para que realizara recorridos por puntos críticos de Reynosa. El objetivo es detectar, atender o en su caso, descartar que existan complicaciones causadas por las precipitaciones pluviales.

“Tenemos una creciente en este momento en el Río Bravo de aproximadamente 1.90 metros, ya está el decremento en relación con lluvias que tuvimos en Coahuila los días 3 y 4 de este mes y vienen a reflejarse aquí, ayer tuvimos la cresta, la parte más importante que llegó a los 2.95 de altura”.

Humberto Fernández Diez de Pinos, director de Protección Civil y Bomberos de Nuevo Laredo