La violencia iniciada durante las primeras horas de este sábado se incrementó en el estado de Zacatecas y las carreteras de mayor afluencia en la entidad se encuentran paralizadas debido a bloqueos violentos provocados por hombres armados, presuntos integrantes de células delictivas en la entidad.

Bloqueo de carreteras en Zacatecas

El bloqueo más representativo se registra en el municipio de Enrique Estrada, sobre la carretera que conecta a la capital de Zacatecas con el municipio de Fresnillo.

Posteriormente al norte del país vía Durango, en este punto perteneciente a la carretera federal 45 los agresores detuvieron a varios tractocamiones y vehículos compactos, para después atravesarlos sobre la vía de comunicación y paralizar el tráfico en ambos sentidos, posteriormente incendiaron las cabinas de los tractocamiones.

La misma dinámica utilizaron los civiles armados en ataques coordinados sobre la carretera 54 que comunica a la capital con el municipio de Villanueva, en este punto vehículos compactos y de carga ligera también fueron incendiados.

Incendiaron una carretera

Además se reportan bloqueos similares con vehículos de autotransporte incendiados en la carretera federal 44 que comunica al municipio de Fresnillo con Valparaíso, en varios puntos de Fresnillo se reportaron balaceras y bloqueos con vehículos incendiados.

De manera oficial, la Secretaría de Seguridad Pública publicó un comunicado en redes sociales donde indica que estas acciones de la delincuencia organizada son la respuesta a diversos operativos realizados por el gobierno contra células criminales.

En tanto, el presidente de Sombrerete, Alan Murillo, pidió a sus habitantes a través de un mensaje en redes sociales no viajar por carreteras, mientras que Eleuterio Ramos, alcalde de Valparaíso, pidió ayuda al gobierno estatal y federal ante el clima de violencia que vive su municipio este sábado.

Ante el clima de violencia, es notable la disminución de carga vehicular de la ciudadanía tanto en carreteras como en zonas urbanas, ante el temor de quedar en medio de alguna balacera o ser víctimas de agresiones directas.