El presidente López Obrador aseguró que no nada más son las medidas coercitivas del Gobierno para detener violencia, sino atacar sus causas