Los trabajos para despejar una diagonal obstruida que impide llegar al lugar donde se encuentran los 10 trabajadores atrapados en la mina siniestrada de Coahuila podrían tardar, al menos, cinco días más.

El lugar, al cual se accedió dese el pozo número cuatro, se encuentra bloqueado por pilotes, carbón, piedras y lodo, por lo que, de inicio, se tiene que desazolvar.

Aunado a lo anterior, autoridades han informado que en el punto medio, entre un espejo de agua y la diagonal referida, hay agua turbulenta que impide cualquier inmersión de drones u otros aparatos que pudieran dar mayor visibilidad a lo que ocurre en el interior.

Los trabajos para despejar la diagonal podrían demorar cinco días pues, además del desazolve, se tienen que cimentar paredes y techo para evitar un colapso y generar condiciones de seguridad para los rescatistas que ingresen.

Familiares de mineros temen una “tragedia mayor”

Familiares de trabajadores mineros han expresado que su “temor es que haya otros colapsos que provoquen una tragedia mayor”.

En las últimas horas, se detectaron niveles de gases, sobre todo en el pozo 4, donde se está trabajando por la diagonal para llegar al punto posible donde podrían estar los 10 trabajadores atrapados, en el predio del Pinabete, desde hace 6 días.

Al respecto, se informó que son niveles mínimos de gas, pero este material es determinante en esta zona, pues ya se han tenido accidentes por explosiones.

Hasta el momento, personal militar y de la Marina han descendido a la mina en seco, porque ya no hay agua en el pozo número cuatro, por lo menos hasta el espejo de agua, que da a la diagonal obstruida.