China advirtió el martes que Estados Unidos cargará con la “responsabilidad” y “pagará el precio” si la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, visita Taiwán en su gira asiática.

“Estados Unidos cargará con la responsabilidad y pagará el precio por socavar la soberanía y la seguridad de China”.

Hua Chunying, portavoz de la diplomacia china

¿Por qué Nancy Pelosi visita Taiwán?

Pekín considera a Taiwán como parte de su territorio que tiene que reunificar, por la fuerza si es necesario, y advirtió que considerará una visita de Pelosi a la isla como una provocación.

  • Pelosi sería la más alta funcionaria estadounidense en visitar Taiwán desde su predecesor Newt Gingrich en 1997.

Alegan abuso de confianza

El ministro chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, afirmó que “el abuso de confianza de Estados Unidos sobre la cuestión de Taiwán es despreciable”, en unos comentarios publicados el martes en la web del ministerio en los que no se mencionaba a Pelosi.

La responsable, de 82 años, llegó el martes a Malasia, donde se reunió con el primer ministro y el presidente de la cámara baja del Parlamento, en la segunda etapa de su gira en Asia tras pasar por Singapur. 

¿Qué va a hacer Pelosi en su gira de trabajo?

Su itinerario incluye después escalas en Corea del Sur y Japón, pero la perspectiva de una visita a Taiwán sigue acaparando la atención.

En un comunicado, presidenta de la Cámara de Representantes de EU indicó este martes que “estamos comprometidos en un amplio abanico de discusiones sobre la manera de lograr nuestros objetivos comunes y hacer segura (la región) Indopacífico”.

La importancia de Nancy Pelosi en Taiwán

Rusia, por su parte, expresó el martes su “solidaridad absoluta” con su aliado chino, en un gesto que responde al hecho de que Pekín se ha negado a condenar la invasión rusa de Ucrania.

“Todo lo que está relacionado con esta gira y una posible visita a Taiwán es una pura provocación. Esto agrava la situación en la región y aumenta las tensiones”.

Portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov

Varios medios taiwaneses citaron los comentarios del vicepresidente del Parlamento de la isla, Tsai Chi-chang, afirmando que era “muy probable” que Pelosi viajara allí en los próximos días.

El diario taiwanés Liberty Times citó fuentes no identificadas según las cuales llegaría a la isla en la noche del martes y que se reuniría al día siguiente con la presidenta Tsai Ing-wen.

Aunque la Casa Blanca se encuentra en una situación comprometida con esta visita, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, dijo que Pelosi “tiene derecho” a llevarla a cabo.

“No hay motivo para que Pekín convierta una posible visita, congruente con la política estadounidense de hace tiempo en un tipo de crisis”, añadió.

China hace demostraciones militares

Kirby citó informes de inteligencia según los cuales China prepararía posibles demostraciones de fuerza militares que podrían incluir el disparo de misiles al estrecho de Taiwán o incursiones a “gran escala” en el espacio aéreo taiwanés.

Ante ello, el ministerio de Defensa de Taiwán aseguró el martes que el territorio está “decidido, capaz y confiado” en que podrá proteger a la isla de las crecientes amenazas de China.

Kirby recordó que Pelosi viaja en un avión militar y que si bien Washington no teme un ataque directo, sí “eleva los riesgos de un error de cálculo”.

Asimismo, reiteró que la política estadounidense no ha variado con respecto a Taiwán. Ello implica apoyo al gobierno autónomo taiwanés al tiempo que reconoce a Pekín por encima de Taipéi y se opone a una declaración formal de independencia de parte de Taiwán o una toma por la fuerza de parte de China.

Taiwán se mantiene cauteloso

El gobierno taiwanés se ha mantenido cauteloso sobre la cuestión. El primer ministro Su Tseng-chang no confirmó el martes la visita al ser consultado por periodistas, pero agradeció a Pelosi su apoyo.

Los 23 millones de habitantes de Taiwán viven con el temor de una invasión, una situación que se ha agravado bajo el mandato del presidente chino Xi Jinping.