En un acto que indignó en redes sociales, la saxofonista atacada con ácido, María Elena Ríos, fue sacada de los eventos de la Guelaguetza que se desarrollaban la tarde de este “Lunes del Cerro”, en el Auditorio Guelaguetza, tras protestar con una manta con la leyenda:“Oaxaca Feminicida”.

En videos que circulan en redes sociales se puede apreciar cómo con ayuda de su hermana, María Elena Ríos despliega en las gradas del auditorio una manta con la leyenda en protesta de las 78 mujeres que han sido asesinadas en el estado de Oaxaca en lo que va del 2022.

“#Hoy en la #Guelaguetza2002 nombro a todas mis hermanas víctimas de feminicidio y sobrevivientes, que día a día luchan por encontrar justicia en #OaxacaFeminicida. Me reprimieron a golpes la policía Estatal y seguridad privada de @alejandromurat, cómplice de mis agresores.”.

Saxofonista María Elena Ríos en redes sociales

Sacaron a María Elena Ríos en medio de un fuerte dispositivo policiaco

Las imágenes dan cuenta de cómo tras desplegar la manta, inmediatamente elementos de seguridad en el auditorio, literalmente, se las arrebatan de las manos para luego sacar a la activista y a su hermana de la Guelaguetza.

De acuerdo con la saxofonista sobreviviente de un ataque con ácido, habrían sido más de un centenar de policías quienes las sacaran de los eventos hasta la carretera del Cerro del Fortín. En fotografías se puede ver a María Elena Ríos en medio de un fuerte dispositivo de seguridad para sacarla de la Guelaguetza.

“Estos son pocos de los policías que me siguieron hasta la carretera del Cerro del Fortín. @alejandromurat ojalá con esa rabia buscara a todos los agresores feminicidas de #Oaxaca. #MiAgresorSigueLibre y mi proceso legal en total impunidad. #cómplice así como de muchas víctimas +”.

Saxofonista María Elena Ríos en redes sociales

Juan Antonio Vera Hernández, uno de los agresores de la saxofonista atacada con ácido, sigue prófugo de las autoridades y pese a que existe una recompensa de un millón de pesos, las autoridades no han dado con su paradero.

La saxofonista ha denunciado, en muchas oportunidades, ser víctima de acoso e intimidación por parte de la familia de los dos principales sospechosos intelectuales del ataque con ácido que sufrió.