A más de cuatro meses de los sucesos violentos entre las barras de Gallos Blancos y Atlas, en el Estadio de la Corregidora, la Fiscalía General del Estado (FGE) de Querétaro continúa con las investigaciones para dar con los responsables de las agresiones. En ese sentido, Adolfo Ríos, quien fungía como presidente deportivo de la institución, podría ser llamado por las autoridades para declarar y brindar detalles por haber afirmado que el evento fue planeado.

Alejandro Echeverría, Fiscal General del Estado de Querétaro, adelantó que el exdirectivo será citado. Y es que durante una entrevista con el medio TUDN, Ríos García insinuó que los involucrados en la trifulca pudieron haber estado enterados de los pormenores de la agresión y solo esperaron el instante para ejecutarlo. En ese sentido, Echeverría consideró:

“Me parece que va a ser citado Adolfo Ríos para que aclare sus afirmaciones y que muestre las evidencias”.

Fue el 16 de julio cuando el exportero de las Águilas del América volvió a hablar acerca de lo sucedido en el recinto mundialista. De acuerdo con su testimonio, su directiva se encargó de presentar todos los documentos en regla para recibir la autorización de las autoridades y llevar a cabo el encuentro. Incluso, los pormenores de seguridad fueron avalados por el Comisario de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) y la Liga MX, aunque todo se salió de control después.

“Las porras parecían estar de acuerdo en que se agredieron mutuamente. La porra de Querétaro se mantiene en su posición y abajo se ve la riña. El partido estaba bien jugado y pasa una situación ante la cual no pudimos reaccionar porque parecía que estaban enterados de que iba a suceder en tal minuto. Así fue. Fue una tragedia, una desgracia que nos rebasó a todos”, aseguró.

Días después de los sucesos, la Fiscalía comenzó una serie de investigaciones de las cuales derivaron más de 60 órdenes de aprehensión para deslindar o corroborar la responsabilidad de los presuntos participantes. Meses después, y con la mayor parte de las órdenes cumplimentadas, las autoridades vincularon a proceso a algunos involucrados y brindaron la libertad a otros tantos.

Hasta el pasado lunes 18 de julio de 2022, sumaron 29 los aficionados que fueron puestos en libertad tras haberse sometido a una suspensión condicional o a un procedimiento abreviado. No obstante, algunos de los implicados recibieron la prohibición del juez por acercarse a cualquier recinto deportivo de la Liga MX en un periodo de hasta 3 años.

Otras de las medidas cautelares impuestas contemplan la conmutación de la pena por MXN 3 mil, así como la reparación del daño por MXN 30 mil. En tanto, aunque 57 personas ya han sido vinculadas a proceso, el fiscal Alejandro Echeverría adelantó que darán a conocer “un nuevo cartel con personas identificadas como partícipes del 5 de marzo, que se vincula con la violencia”.

Reducción de la suspensión a Adolfo Ríos

Una de las sanciones impuestas por la Federación Mexicana de Futbol (FMF) consistió en la suspensión del equipo directivo del Querétaro, entre ellos Adolfo Ríos, por cinco años. Diversos expertos condenaron la medida por el cargo de presidente deportivo que desempeñaba el exarquero, pues dentro de sus alcances no se encontró ninguna acción relacionada con la logística del partido.

En ese sentido, de acuerdo con el medio ESPN, la FMF y el secretario general Iñigo Riestra notificaron a Ríos sobre la reducción de su suspensión a un año.

“Es importante señalar que, si bien la sanción original fue impuesta por la Asamblea de la Liga MX por un período de 5 años, el CE (Comité Ejecutivo) después de analizar su petición, acordó reducir el período a 1 año de inhabilitación”, se lee en el fragmento del documento rescatado por el medio de comunicación.