Decenas de personas se reunieron la noche del jueves en el Parque “Arcos de Zapopan”, Jalisco, donde Luz Raquel Padilla fue rociada con un líquido y posteriormente quemada el pasado sábado 16 de julio.

Las personas se reunieron en el parque con veladoras y cartulinas exigiendo “justicia” para la mujer quien, debido a sus heridas, falleció.

Los manifestantes recorrieron el parque gritando consignas para pedir a las autoridades esclarezcan los hechos.

Mientras tanto, la casa de Luz Raquel, en donde se levantará un altar en su memoria, luce abandonada, abierta, en desorden, y no es resguardada por ninguna autoridad.

Madres cuidadoras de niños con discapacidad también se manifiestan por Luz Raquel Padilla

Por la tarde, amigos de Luz Raquel Padilla y activistas se concentraron frente al Ayuntamiento de Zapopan para exigir justicia por el feminicidio que terminó con la vida de la madre cuidadora de un niño con autismo.

Quienes conocieron a Luz Raquel, expresaron que esperan que su asesinato sirva para que las autoridades visibilicen las necesidades especiales que requieren las familias con menores, quienes padecen alguna discapacidad y están bajo el cuidado de una sola persona.

A la manifestación también acudieron mujeres quienes sin conocer a Raquel sienten consternación por el feminicidio.

“Exigimos a las autoridades que destituyan a todos los que hicieron omisión en este caso; que los destituyan hasta que estén totalmente capacitados y sensibilizados y también exigimos para el feminicida y sus cómplices la pena máxima junto con todas sus agravantes”

Itzy Solano, voluntaria, activista y organizadora de la manifestación

Rosalía Méndez, quien también es madre cuidadora de un niño con discapacidad, acudió a la manifestación, pues lo ocurrido le indignó, además de que le preocupa la inseguridad que Raquel vivió con sus vecinos.

“Acudo porque soy mamá también de un niño con discapacidad, soy mamá cuidadora principal; me indigna muchísimo, me pesa muchísimo que va a pasar con el chiquito, la situación de inseguridad que ella vivió con las autoridades, con sus vecinos, me mueve mucho y quiero estar aquí por eso”.

Rosalía Méndez.