La Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) no tuvo injerencia directa en la captura de Rafael Caro Quintero, así lo confirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Durante su conferencia de prensa matutina de este lunes 18 de julio, el mandatario federal dijo que la Fiscalía General de la República (FGR), con el apoyo de la Secretaría de Marina, participaron en la captura de Caro Quintero.

“Es que a veces participa, tienen sistemas de información y hay cooperación”, señaló López Obrador tras negar que la DEA haya encontrado a Caro Quintero.

Sobre la petición de Estados Unidos para extraditar al narcotraficante mexicano, el presidente de la República indicó que “se va a actuar de manera legal, vamos a cuidar de que no haya corrupción”.

Afirmó que hay amparos contra la extradición del narcotraficante, pero señaló que “no hay impunidad y no se protege a nadie, para enfrentar la violencia hay que atender las causas”.

Sobre dicho tema, el presidente López Obrador indicó que durante su visita a Washington, no habló con Joe Biden ni con Kamala Harris sobre el caso de Caro Quintero.

“Yo no trato estas cosas, estos son acuerdos que tienen que ver con intereses generales, nacionales; un presidente de México no puede ir a tratar el asunto de un presunto delincuente, eso a lo mejor lo hacían antes”.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.

¿Quién es Rafael Caro Quintero?

Rafael Caro Quintero fue capturado por la Secretaría de Marina tras varios años prófugo de la justicia, luego de ser liberado, el 9 de agosto de 2013por un tribunal federal que le otorgó un amparo que lo dejó en libertad.

Conocido en el mundo delincuencial como el “Narco de narcos”, Caro Quintero fundó el Cártel de Guadalajara junto a los narcotraficantes Miguel Ángel Félix Gallardo Ernesto Fonseca Carrillo.

  • Fue capturado en la localidad de San Simón, municipio de Choix, en el estado de Sinaloa

Considerado uno de los narcotraficantes más famosos de México, en 1985 fue arrestado en Costa Ricaacusado del asesinato del agente de la DEA, Enrique “Kiki” Camarena Salazar, y del piloto mexicano, Alfredo Avelar, quienes llevaban cuatro años infiltrados en el Cártel de Guadalajara.

Tras su detención en 1985 por ordenar el asesinato de “Kiki” Camarena, el “Narco de narcos” fue condenado a 40 años de prisión (pena máxima de las leyes mexicanas de aquellos años) los cuales cumplía antes de su liberación en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

  • La recompensa por el narcotraficante, de 69 años, asciende a 20 millones de dólares, la más alta que la DEA ofrece por un criminal mexicano.

Tras su liberación, el gobierno de Estados Unidos demandó su captura con fines de extradición, bajo cargos de secuestro y asesinato de Camarena Salazar, crímenes violentos, posesión y distribución de cocaína y marihuana, entre otros delitos.