Los Gallos Blancos de Querétaro iniciarán este fin de semana la actividad como local en el Estadio Corregidora sin la presencia de su afición y con la encomienda de encontrar un comprador y salir de los últimos lugares de la general

Hoy Gallos Blancos cumple 72 años y, aunque debería ser un día de festejos, los emplumados lo harán en uno de sus peores momentos, luego de las sanciones que le fueron aplicadas en marzo tras la pelea entre su afición y la de Atlas, en la jornada 9 del Torneo Clausura 2022.

Parte de ese castigo implica que su directiva fuera sancionada por cinco años de toda actividad futbolística y solo a Adolfo Ríos, expresidente deportivo, le fue bajada la pena a un año. Además, el equipo debe ser vendido a la mayor brevedad posible.

La parte positiva es que en el banquillo cuentan con una de sus leyendas, Mauro Gerk, quien buscará regresarles la identidad que tenían cuando él era parte de los jugadores del equipo. Sin embargo, en su primer partido de visitante, los Gallos Blancos de Querétaro cayeron ante Pachuca por dos tantos, con lo que alargó su racha negativa de no ganar fuera de casa desde hace poco más de dos años.

Este domingo, el equipo se presentará en su casa, donde también tiene un castigo de un año sin afición, por lo que los duelos seguirán en silencio solo con los sonidos de la cancha. El rival será Necaxa.

Su jugador más importante sigue siendo el arquero Washington Aguerre, quien se echará al equipo al hombro buscando comenzar con una victoria en el Estadio Corregidora que los aleje de los últimos lugares de la general.

Gallos Blancos debuta con derrota en el Apertura 2022