El dolor se respira en la comunidad Estancia de Ánimas, un pequeño poblado del municipio de Villa González Ortega, al sur de Zacatecas.

Hace 15 días Mayra Beltrán, Fernando Gallegos y Francisco Javier Delgado partieron para buscar el llamado “sueño americano“. Este viaje significaba un intento de ganar dólares para sus familias.

“Ellos se llevaban bien los tres. Ella solo decide irse por darles un mejor futuro a sus hijas, para hacer su casa propia”.

Adilena, hermana de Mayra

Francisco Javier, era el más experimentado del grupo y estos viajes los realizaba cada cierto tiempo porque en Estancia de Ánimas, no tenía un trabajo estable.

“Era un hombre muy trabajador, él hacía puertas para sobrevivir, cuando le caía trabajo, él lo hacía, es muy buena persona, era muy buena persona; él se fue para darles un mejor futuro a sus niñas, a su familia”.

Gregorio Rodríguez, familiar de Francisco Javier

Los tres amigos también decidieron migrar, por la creciente violencia que vive la región, todos experimentaron la desaparición de algún ser querido a manos de grupos delictivos.

“Precisamente, a esta familia de Francisco Javier, les desaparecieron tres hijos de un solo trancazo”

Gregorio Rodríguez, familiar de Francisco Javier

Aunque se desconoce cuándo serán repatriados los cuerpos de los migrantes fallecidos, las tumbas de los tres amigos ya son construidas al interior del Panteón San Marcos.

Hasta el momento las autoridades no se han puesto en contacto directo con ninguna de las familias, los gastos de búsqueda, construcción de las tumbas y trámites en la Unión Americana, están corriendo por cuenta de amigos y familiares cercanos.