Shakira es señalada en España por un fraude fiscal de más de 15 millones de dólares, y en medio de su publicitada separación de Gerard Piqué, la colombiana cambió de estrategia por lo que busca evitar ir a juicio público.

Según varias publicaciones en España, como El País, mencionan que Shakira le pidió a su equipo de abogados que busquen un acuerdo con la Abogacía del Estado, que defiende los intereses de Hacienda, y con la Fiscalía, que le permita evitar la cárcel a cambio de aceptar que defraudó y de pagar una multa millonaria.

Las llamadas sentencias de conformidad, en las que el acusado acepta la pena, por lo general a cambio de una rebaja que le evite ingresar en prisión, son la fórmula habitual con la que se resuelven los casos de fraude fiscal, especialmente cuando afectan a personalidades, como Shakira.

En mayo pasado la Audiencia de Barcelona desestimó el último recurso de la cantante colombiana y los magistrados determinaron que, entre 2012 y 2014, Shakira pasó la mayor parte de su tiempo en España y, por tanto, debió pagar impuestos.

La Fiscalía atribuye a la cantante y compositora colombiana seis delitos de fraude fiscal por el presunto impago de 14,5 millones de euros en impuestos de renta y patrimonio de los años 2012, 2013 y 2014.

Según su versión, Shakira vivía en España desde 2011, cuando se hizo pública su relación con el futbolista del FC Barcelona Gerard Piqué, pero mantuvo su residencia fiscal en las islas Bahamas hasta 2015.

Está previsto que la Fiscalía presente su escrito de acusación antes de agosto, según fuentes judiciales.

Piqué era “su principal punto de apoyo en este tema” y, a raíz de su separación, ha hecho que la prioridad de Shakira sea evitar someterse a un juicio que podría durar días o semanas, que es público y que implicaría una gran presión mediática.