La primera caravana de 12 pipas de agua potable salió de la capital de San Luis Potosí con destino a la ciudad de Monterrey. Se trata de una donación por parte de transportistas potosinos a sus homólogos de Nuevo León.

“El gremio transportista de carga, pasaje y turismo vamos en apoyo a los hermanos regiomontanos; es importante como mexicanos, como potosinos, pero, sobre todo, como hermanos, echarnos la mano”.

Raúl Torres, consejero nacional de AMOTAC, San Luis Potosí.

El costo de llenado de las pipas y el trabajo de los choferes que conducen las pesadas unidades fue asumido por los transportistas potosinos, quienes se mostraron entusiasmados de poder ayudar a la capital del vecino estado.

“Estamos emocionados, contentos, de ir a resolver, con nuestro pequeño grano, el gran padecimiento que están sufriendo nuestros hermanos. Espero de todo corazón que otras organizaciones de piperos se sumen a este esfuerzo”.

Francisco Ávalos, coordinador de piperos de San Luis Potosí.

De acuerdo con el plan de ayuda, el agua potable será distribuida en Monterrey por la Alianza Mexicana de Transportistas, que designará las rutas hacia los hogares más alejados y con menores recursos.

“Hoy no podemos (permitir) que esto se vea político, sino humano, de hermanos y sobre todo de que nosotros, como gremio transportista, siempre responsable, apoyamos a los que más lo necesitan. Hoy vamos con los hermanos de Monterrey, Nuevo León, esperemos ayudarlos y que les sirvan estas pipas de agua que tanto requieren”.

Raúl Torres, consejero nacional de AMOTAC, San Luis Potosí.

Durante dos meses se ofrecerá este servicio de manera gratuita por los piperos potosinos.

El diesel será proporcionado por los integrantes de AMOTAC Monterrey, que además ofrecerán alimentos y hospedaje a los conductores que se integraron al apoyo.