Las autoridades de Querétaro confían en que el club de la Liga MX continúe en el estado

El gobierno del Estado de Querétaro decidió renovar el comodato del Estadio Corregidora, pero sólo seis meses más, para evitar obstáculos a los posibles compradores del inmueble en el que juegan los Gallos Blancos de Querétaro.

El equipo está en venta, después de que la Federación Mexicana de Futbol instruyera a los dueños del conjunto a traspasar el club, por la gresca que se registró en marzo del 2022, en un juego entre Atlas y el cuadro que viste de azul y negro como local, y dejó un saldo de más de 20 heridos.

A partir de ahí, las autoridades del estado decidieron rescindir el comodato del estadio y entregar uno por torneo, que vence al finalizar la etapa regular del Apertura 2022 y tendrá una prórroga en caso de que avancen al repechaje o a la liguilla.

Querétaro ha tenido ofertas para vender el equipo, que no puede jugar con público hasta marzo del 2023, pero la Federación Mexicana de Futbol no ha aprobado a los interesados, por lo que continúa perteneciendo a los también dueños de los Xolos de Tijuana.

En la última asamblea de la Federación Mexicana de Futbol, se le dio una prórroga al equipo de Querétaro, para ser vendido, la cual no está definida y se da para evitar que el club sea devaluado ante la urgencia de venderlo.

Las autoridades de Querétaro confían en que el club de la Liga MX continúe en el estado, a pesar que han surgido interesados de otras entidades.

Por ahora, en el Apertura 2022, los Gallos continuarán jugando en el Estadio Corregidora, que no podrá tener público en las gradas.