Cinco tripulantes iraníes de un avión venezolano de carga retenido en el aeropuerto Ezeiza de Buenos Aires, deberán seguir a disposición de la justicia en Argentina, ante la sospecha de que pudieran pertenecer a empresas vinculadas a la Guardia Revolucionaria iraní.

El juez federal Federico Villena ordenó la retención de los pasaportes de los tripulantes iraníes “por el término de 72 horas” y a la policía aeroportuaria “que informe sobre cualquier movimiento” del avión Boeing 747.

Según el fallo, esa medida se fundó en “la sospecha razonable de que la razón esgrimida al ingresar (a Argentina) podría no ser la real o verdadera”.

La aeronave que llegó a Argentina el 6 de junio procedente de México, según una denuncia de diputados opositores, pertenece a la empresa Emtrasur, una filial de la venezolana Conviasa, bajo sanciones del Tesoro de Estados Unidos.

“Con posterioridad al ingreso se recibe información de organismos extranjeros que advertían acerca de la pertenencia de parte de la tripulación a empresas relacionadas con la Guardia Revolucionaria de Irán”, dijo el lunes a radio Perfil el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

Iraníes de avión venezolano es investigado

Los controles rutinarios detectaron “cosas que no eran lógicas. Habían declarado una tripulación que era menor a la que viajó y eso llevó a una investigación”, señaló Fernández.

Sobre los viajeros no pesaba ninguna alerta de Interpol, dijo Fernández.

Se les dio autorización para dormir y no se fueron por falta de combustible. Las empresas de acá no le quieren cargar (combustible) por una posible sanción de Estados Unidos”, señaló.

El ministro paraguayo del Interior, Federico González, reveló que Paraguay había advertido de la presencia de la aeronave en la zona.

“Se alertó a los otros servicios de inteligencia de la región y a consecuencia de eso es que Argentina y otros países tomaron medidas”, declaró.

Según el funcionario, este Boeing con matrícula YV3531 llegó el 13 de mayo a Paraguay para buscar un cargamento de cigarrillos de exportación por valor de 775 mil de dólares y llevarlos a Aruba.