A través de un comunicado de prensa, la fiscalía informó que por este caso fueron detenidas tres personas por su posible intervención en el delito de homicidio de un joven de 21 años y el feminicidio de Ángela Daniela, de 16 años 

Tras casi tres meses de búsqueda, la Fiscalía general del estado confirmó que uno de los cuerpos localizados en una fosa en San José el Alto era de Ángela Daniela, joven de 16 años reportada como desaparecida desde el pasado 31 de marzo.
A través de un comunicado de prensa, la fiscalía informó que por este caso fueron detenidas tres personas por su posible intervención en el delito de homicidio de un joven de 21 años y el feminicidio de Ángela Daniela, de 16 años.
La fiscalía recordó que el pasado 8 de junio se intervino un domicilio en la colonia Puerta del Cielo, San José el Alto, Querétaro, donde fueron localizados restos humanos y detalló que esa misma madrugada se realizó un segundo cateo en un inmueble en la colonia La Pradera, municipio de El Marqués, donde se detuvo a los ahora imputados.
De acuerdo con la dependencia, la línea de investigación de la causa de muerte fueron, supuestamente, problemas de venta de droga.
Las pruebas genéticas y periciales necesarias determinaron como causa de muerte asfixia por estrangulación; además, según la fiscalía, la privación de la vida de ambas personas fue de hasta 3 meses antes de la aplicación de la necrocirugía, “por lo que se puede establecer que los hechos ocurrieron antes de que esta autoridad tuviera conocimiento por la denuncia de su no localización”.
Las personas detenidas, de nombre María Guadalupe “N”, de 21 años; y Jorge Armando “N” y José Manuel “N” de 19 y 21 años de edad, respectivamente, fueron presentadas ante un juez durante audiencia inicial, en la que, a petición de la defensa, se solicitó la duplicidad del plazo constitucional para determinar su vinculación a proceso.
“Respecto a las acciones de investigación para la localización de las dos personas, la Fiscalía General informa que fueron inmediatas e ininterrumpidas, pues como resultado de éstas, derivó precisamente la localización de los cuerpos y de los hechos delictivos que actualmente se investigan”, afirmó la fiscalía.
Cabe mencionar que, como parte de la investigación, se realizaron nueve cateos en los municipios de Querétaro y El Marqués para la búsqueda de indicios, además de que se solicitó la colaboración de las Fiscalías de Guanajuato, Michoacán, San Luis Potosí, Hidalgo, Ciudad de México y el Estado de México, así como de distintas instancias como el Instituto Nacional de Migración (INM), las Terminales de Autobuses en el estado, hospitales públicos y privados, y se visitó de manera directa y se requirió información a 48 centros de rehabilitación por adicciones en la entidad.
“En todo momento, desde el inicio de la carpeta de investigación, se atendieron todas las posibles líneas de investigación y se realizaron brigadas de búsquedas, entre ellas, las relacionadas con terrenos ubicados en el Fray Junípero Serra y sus inmediaciones. Asimismo, se solicitó a un juez de control federal la autorización para la intervención telefónica de los ofendidos, que nos llevó a la localización de sus restos y a conocer los motivos por los cuales los privaron de la vida”, apuntó la fiscalía.