Por los delitos de peculado y asociación delictuosa, ambos con penalidad agravada, fue vinculado a proceso el exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, y deberá de permanecer en prisión preventiva, como medida cautelar, en lo que continúa el proceso penal en su contra y se desahogan todas las investigaciones.

Lo anterior, luego de que el juez de control, Humberto Chávez Allende, escuchara los alegatos y determinara que las órdenes que realizaba el fallecido Carlos Hermosillo, para desviar los 96 millones 685 mil pesos de las arcas estatales, fueron autorizadas por César Duarte, quien en ese momento fungía como gobernador del estado de Chihuahua.

¿De qué se le acusa a César Duarte?

El Ministerio Público, explicó que entre 2011 y 2014, se simularon contratos con personales morales fundadas por el exgobernador, y se firmaron contratos por servicios que sí fueron prestados de forma oportuna, pero con un evidente sobreprecio.

Fueron 36 los testigos protegidos que refieren que era Carlos Hermosillo, el encargado de presionar dentro de la Secretaría de Hacienda, para que se liberaran pagos irregulares para la Unión Ganadera División del Norte y para la Financiera de la División del Norte, aún y cuando no existían los trámites ni la papelería que los avalara.

Dichos pagos, sin justificar, siempre se liberaban debido a que Carlos Hermosillo, presionaba bajo el argumento de que eran órdenes directas de César Duarte, y por ese motivo, se tenían que realizar, incluso aún los priorizaban sobre los pagos que ya estaban calendarizados.

Y la defensa del exgobernador…

Por su parte, la defensa de César Duarte, solicitó al juez Humberto Chávez, el auto de no vinculación a proceso, por existir una violación al principio de oralidad realizado por la representación social, a quien acusaron de dar lectura a los registros de la carpeta de investigación, por un lapso de 36 horas y por lo cual la defensa hizo valer que se violentaba el principio de oralidad.

Tras un largo receso decretado por el juez de control, se determinó que sí existen los elementos suficientes para continuar con el proceso, y se vinculó a proceso al ex gobernador priista, y se continuó con la prisión preventiva como medida cautelar, para evitar la sustracción de la justicia.