Ante el dolor que le inflige su pie izquierdo provocada por el síndrome de Müller-Weiss, Rafael Nadal, una vez más campeón de Roland Garros, fue captado bajando de un auto en muletas.

Con esta enfermedad rara y degenerativa, un hueso del pie, el hueso escafoides, puede causar dolores crónicos y una deformación, o incluso una artrosis.

 

El nuevo tratamiento al que se sometió Rafael Nadal

Nadal, se encuentra ya en su casa tras iniciar el martes un nuevo tratamiento para sus problemas en el pie izquierdo.

Nadal fue sometido en una clínica de Barcelona a un “tratamiento de radio frecuencia pulsada en los diferentes nervios involucrados en el área de la lesión que padece”, informó un portavoz del tenista este miércoles.

El tratamiento hace que los nervios que afectan a la zona de la lesión de Rafael Nadal se queden adormecidos.

Nadal sufre desde hace años del síndrome de Müller-Weiss, una enfermedad degenerativa e incurable, que se caracteriza por la deformación de uno de los huesos del pie.

El tenista español reveló que tuvo que jugar la final de Roland Garros con el pie anestesiado, algo que no está dispuesto a repetir en futuros encuentros.

“Estaré allá si mi cuerpo me lo permite. Wimbledon es una prioridad, los Grand Slam son una prioridad. Jugarlo con antiinflamatorios, sí; con inyecciones de anestesia, no”, afirmó Rafael Nadal al ser preguntado por si jugará en el torneo inglés.

El número cuatro del mundo, se encuentra ya en su casa de Mallorca donde “estará 3 o 4 días con actividad física normal de mantenimiento”.

“Será después cuando en función de la evolución del tratamiento y siempre que este sea positivo, retomaría los entrenamientos en pista”, señaló el portavoz del tenista.

No se descarta que Nadal deba “realizar un segundo tratamiento en función de la evolución en la próxima semana”, concluyó.