Los países de la Unión Europea (UE) y los negociadores del Parlamento europeo anunciaron este martes un acuerdo para adoptar un cargador universal para teléfonos inteligentes, tabletas y dispositivos portátiles a más tardar en el otoño boreal de 2024, en un duro revés para Apple.

La normativa impondrá para todos esos aparatos un puerto USB-C con el objetivo de limitar los desechos tóxicos de miles y miles de cables de diversos formatos, y defender el derecho de los consumidores, obligados por ahora a acumular diversos cargadores.

El proyecto había enfrentado la feroz oposición del gigante tecnológico Apple, que defiende su tecnología de carga conexión Lightning.

La normativa legal aún deberá ser formalmente ratificada por el Parlamento europeo y los 27 estados del bloque para que pueda entrar en efecto.

La Unión Europea busca reducir los desechos electrónicos

El comisario europeo de IndustriaThierry Breton, destacó que el acuerdo fue alcanzado después de apenas nueve meses de negociaciones, y apuntó que “esto significa que podemos movernos rápidamente cuando hay la disposición política”.

En una nota de prensa, el Parlamento de la Unión Europea apuntó que el proyecto es parte de un esfuerzo más amplio para hacer que los productos sean más sostenibles, reducir los desechos electrónicos y facilitar la vida de los consumidores.

El Parlamento también destacó que la velocidad de carga será armonizada para dispositivos que admiten carga rápida, lo que permite a los usuarios cargar sus dispositivos a la misma velocidad con cualquier cargador compatible.