El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, solicitó a los legisladores a emprender acciones contra la violencia con armas que asola el país y pidió prohibir la venta de armas de asalto como las utilizadas en las masacres de Texas y el estado de Nueva York.

¿Cuántas matanzas más estamos dispuestos a aceptar?”, preguntó el presidente en un discurso con una voz que denotaba rabia y, por momentos, se tornaba casi un susurro.

“No podemos volver a fallarle al pueblo estadounidense”, dijo, y condenó por “inconcebible” la negativa de la mayoría de los senadores republicanos a apoyar leyes más duras sobre las armas.

Elevar edad para comprar armas

Como mínimo, dijo Biden, los legisladores deberían elevar de 18 a 21 años la edad para comprar armas de asalto y así ayudar a frenar la violencia desenfrenada, que ha convertido escuelas y hospitales en “campos de exterminio”.

También demandó aumentar los controles de antecedentes de los compradores armas, la prohibición de vender cargadores de gran capacidad, la obligación de almacenar las armas en forma segura e incluso habló de responsabilizar a los fabricantes de los delitos cometidos con sus productos.

“En las últimas dos décadas, murieron más niños en edad escolar a causa de las armas de fuego que agentes de policía y militares activos juntos. Piensen en eso”, dijo Biden.

Otro ataque, ahora en un hospital

Un hombre con una pistola y un rifle asesinó a dos médicos, una recepcionista y un paciente en un complejo hospitalario de Tulsa, Oklahoma, y se suicidó antes de que llegara la policía.

Los congresistas son conscientes de que corren el riesgo de perder impulso a medida que se disipa la conmoción por los asesinatos. Otro grupo más pequeño de senadores mantiene debates paralelos sobre la ampliación de los controles de antecedentes en la venta de armas.

En un Senado de 100 escaños que está divido 50 y 50 y la mayoría de los proyectos requieren 60 votos para ser aprobados, no sería realista proceder a reformas de gran alcance.

Mitch McConnell, líder de los republicanos en el Senado, dijo a periodistas que los senadores tratan de “apuntar al problema”, que a su juicio es “la enfermedad mental y la seguridad escolar”, y no la disponibilidad de armas de fuego.

No obstante, los demócratas de la Cámara de Representantes están dispuestos a aprobar una ley mucho más amplia, pero en gran medida simbólica, que exige elevar la edad de compra de rifles semiautomáticos de 18 a 21 años y prohibir los cargadores de gran capacidad, tal como abogó Biden en su mensaje.

Probablemente, esas iniciativas serán aprobadas la semana próxima en la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, pero luego la oposición republicana las bloqueará en el Senado.

Tras el tiroteo de Texas, legisladores californianos presentaron medidas para el control de las armas, entre ellas que los fabricantes de armas asuman la responsabilidad civil en determinados casos.