Quedarán prohibidos los macromedidores y se regularizarán las organizaciones que brindan el servicio de agua potable

En sesión de pleno, fue aprobada la Ley que Regula la Prestación de los Servicios de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Querétaro.

El voto a favor estuvo a cargo de los grupos parlamentarios de Acción Nacional y Querétaro Independiente, 6 votos en contra por parte del grupo parlamentario de Morena y el priista, Paul Ospital Carrera, mientras que los legisladores del Revolucionario Institucional, Graciela Juárez Montes y Juan Guevara Moreno se abstuvieron de votar.

La reforma establece ortogar conseciones hasta por 20 años para el manejo del líquido vital, acción que activistas calificaron como privatización.

Será la Comisión Estatal de Aguas y los Ayuntamientos los encargados de brindar dichas conseciones.

Asimismo, se eliminan los macromedidores en las nuevas construcciones habitacionales, dejando solo las áreas comunes con un cobro establecido.

Los diputados de Morena resaltaron la preocupación por la privatización del líquido vital, así como la falta de parlamentos abiertos para discutir dicha ley.