Chen Tong, vicealcalde de la ciudad de Shanghái, en China, anunció una reapertura “por etapas” de comercios a partir del lunes 16 de mayo, tras un estricto confinamiento que lleva varias semanas y que tiene más que desesperados a los habitantes.

 

China, enfrentada a su peor brote COVID-19 desde la primera ola de 2020, echó a principios de abril el cerrojo en Shanghái, principal foco de contagios; algunos de sus 25 millones de habitantes estaban ya confinados en domicilios desde antes de esa fecha.

Reapertura “por etapas”

Habitantes denuncian poco acceso a lo siguiente:

  • Medicamentos
  • Alimentos frescos
  • Denuncian que la Policía los obliga a ir a centros de cuarentena

Hasta ahora, el vicealcalde de Shanghái no ha explicado cómo realizará la reapertura “por etapas”; en China, el levantamiento del confinamiento está condicionado a erradicar infecciones en la población y a no registrar ningún positivo durante tres días entre los civiles.

Shanghái tiene como objetivo llegar a cero-COVID-19 a nivel comunitario en próximos días para luego aliviar restricciones de tráfico y abrir tiendas; prepara un sistema que permitirá a residentes hacerse pruebas rápidas antes de ir a lugares públicos.

COVID-19 en Shanghái

  • Este domingo se registraron mil 369 nuevos casos COVID-19
  • A finales de abril se registraron más de 25 mil diarios en Shanghái

La reapertura trae esperanzas a los ciudadanos que quieren regresar a sus actividades comunes, mientras que los negocios esperan esas mismas actividades comunes para impulsar el comercio y los empleos; la ciudad sigue realizan pruebas masivas.