Chivas hizo el trabajo. El Guadalajara no tuvo piedad ante unos Pumas heridos por la derrota en la final de la Concachampions y terminó por hundirlos, al vencerlos 4-1 para firmar su pase a los cuartos de final, donde ya los espera el Atlas para el Clásico Tapatío.

Pumas y Chivas tenían la obligación de ir atacar desde los primeros minutos, pero el campo del Estadio Akron terminó por complicar varias jugadas debido a las malas condiciones. Pese a ello, los auriazules pudieron acomodarse rápidamente en el campo y tener el dominio.

Los juveniles del Pedregal fueron los encargados de ir en busca del gol, Ruvalcaba y Leo generaron las primeras de peligro, pero la definición en la última jugada volvía a ser el dolor de cabeza para el equipo.

Chivas casi no tuvo llegadas, pero la única que tuvieron de claridad terminó en el marco de Talavera. Chicote encaró por el centro del campo, superó a Trigos y sacó un tiro cruzado para vencer al arquero de Pumas

Los felinos volverían a tener que navegar contra corriente para ponerse en el marcador, aunque no es tan complicado para los de Lillini, quienes están acostumbrados a sufrir. La respuesta llegó ocho minutos más tarde, cuando un centro dejó mano a mano a Diogo, quien con toda su fuerza venció a Orozco y casi cayendo venció a Jiménez para empatar el partido.

Chivas tuvo una clara de peligro con Angulo, pero al momento de rematar, Talavera salió y le quitó el balón, desafortunadamente el jugador rojiblanco salió lesionado luego de que el arquero le cayera encima. En su lugar entró el juvenil Pável.

Pumas sufrió también una baja importante, pues las condiciones del campo le cobraron caro a Diogo que tuvo que ser sustituido por Corozo. Talavera se convirtió en el héroe al atajar en dos ocasiones el embate de los locales, dejando el empate al descanso.

Fue en el segundo tiempo que el partido cambió de intensidad, muchos errores, faltas y lesiones no dejaron que el juego fuera fluido, pero esto fue beneficiando a los locales, que esperaron las desatenciones de Pumas para buscar el marco de Talavera.

En una gran jugada colectiva de Beltrán con Vega, el central encaró y recibió de taconsito nuevamente para llevarse la marca y superar a Tala con un tiro al primer poste y el 2-1.

Lillini, desesperado movió sus piezas, pero el equipo ya no generaba jugadas de peligro y poco a poco fue superado por el Rebaño. Fue en los minutos finales del partido que en un error defensivo, el balón le quedaría a JJ Macías, que recién había ingresado para el 3-1.

La cuenta la cerró Alexis Vega, quien se quedó con el balón tras un pase filtrado y venció a Talavera para el 4-1 definitivo.