La final no está decidida. Seattle apareció hasta el último minuto gracias a un penalti. Nicolás Lodeiro no falló ante Talavera, para darle vida a su equipo y el empate 2-2 ante Pumas y buscar definir todo en la vuelta de la Concachampions.

El partido de ida de la final no pintaba sencillo para ninguno de los equipos, que tuvieron que luchar desde el inicio con el clima que no dio tregua en la primera mitad. Pumas y Seattle presionaron desde la salida para buscar el gol que les diera la ventaja, aunque las llegadas fueron imprecisas en los marcos.

El aviso llegó con Raúl Ruidiaz, quien se animó para intentar sorprender a Talavera con un tiro de larga distancia, pero el balón no fue en dirección de marco. El juego se tornó de ida y vuelta, pero dejó a los auriazules con una mayor posesión tras presionar desde la salida.

Rogéiro tuvo la más clara para Pumas, que, al encarar a Frei, sacó un tiro que directo al marco que fue atajado sin problemas.

La polémica surgió al minuto 32, cuando el central marcó la pena máxima a favor de Pumas. Dinenno cobró, pero Frei atajó sin problemas, pero el central decidió repetir la acción porque el arquero se había adelantado. Por segunda ocasión el dorsal nueve no falló y puso adelante a los universitarios.

El tanto en contra hizo despertar al Sounders, quienes en los pies de Lodeiro y Christian Roldan intentaron una y otra vez para intentar vencer a Talavera, pero este estuvo perfecto bajo su marco.

Las alarmas se encendieron en los minutos finales, cuando una barrida de Arreaga sobre Mozo lo dejó lesionado, provocando que saliera de cambio por Rivas.

La ventaja se quedó para Pumas en el descanso, aunque el resultado ya era bastante costoso por la pérdida de uno de sus mejores jugadores.

La locura se desató en la segunda parte del partido. Los auriazules salieron a buscar aumentar la ventaja y lo consiguieron en los primeros minutos. Rivas sacó un centro al corazón del área para que Dinenno rematara perfecto bajo los tres palos para poner el 2-0.

Con el golpe en cima, los de Brian Schmetzer se fueron al ataque. Ruidiaz intentó sacar un tiro directo al marco, pero Talavera achicó perfecto para evitar el gol.

El VAR volvió a ser protagonista, al marcar un penalti por una mano de Saucedo. El árbitro fue a revisar la jugada por una posible falta previa, pero no cambió la decisión y Lodeiro pondría a Seattle en el marcador.

Fue hasta los minutos finales, que nuevamente el VAR hizo acto de presencia. Una falta de Velarde sobre Roldan fue revisada en el videoarbitraje, donde se marcó la pena máxima para que Lodeiro pusiera su doblete y el empate definitivo.

Pumas no logró aguantar el marcador, pero todavía quedan 90 minutos par buscar el título. Seattle respira de cara al partido en casa.