Eran cuatro las habitaciones de la casa ubicada en la colonia Mariano Escobedo en Tultitlán, que eran utilizadas como criadero clandestino de perros.

Vecinos de la zona confirman que desde hace 10 años funcionaba como hogar para perros, sin embargo, los tenían en condiciones deplorables y se presume, los canes eran sacrificados para vender su carne a taquerías.

“Lo que se ha dicho es que estas personas surten a algunas taquerías, aquí en el inmueble se encuentra un mueble de madera para partir carne como de taquerías y en el inmueble encontramos huesos, cráneos y pieles de perro“.

Karla Saavedra, vecina

 

Denuncias de vecinos, la desaparición de perros en la colonia, sumado a pieles y osamentas de caninos en los alrededores, levantó las alertas.

“Algo clave también fue que afuera de la casa apareció colgado una piel de perro, ¿y esa piel como llego ahí? Pues los gatos, los mismos gatos que son callejeros, buscan en la basura y buscaban en la basura de estas personas y si llegaron a sacar hasta huesos”.

Karla Saavedra, vecina

Los vecinos con ayuda del dueño del inmueble lograron ingresar a la casa y encontraron decenas de perros en malas condiciones y en los patios, restos de animales muertos y un tronco de carnicería.

Tras la presión de los vecinos y con evidencias, la Fiscalía del Estado de México tomó cartas en el asunto, logrando detener a dos adultos mayores que habitaban el domicilio.

Al respecto, a través de un comunicado, la autoridad confirmó el inicio de una carpeta de investigación por el delito de maltrato animal contra las dos personas detenidas.

En total fueron rescatados 60 perros en condiciones insalubres, pero el inmueble no fue asegurado.

Este fin de semana vecinos y voluntarios acudieron a la vivienda para recolectar alimento y realizar una jornada de limpieza y cuidado de los perros, en la que participaron también veterinarios.

“Empezamos hacer muchas historias clínicas, nosotros Nancy y yo atendimos a 13 perritos; pues en su mayoría están enfermos”.

Alfredo Uriel Rosales, médico veterinario

Este lunes la fiscalía informó que los dos sujetos detenidos, de 60 y 63 años de edad, fueron puestos en libertad, pues no los acusan de un delito grave.

Mientras, los canes rescatados serán vacunados y tratados para reubicarse en nuevos hogares.