Familiares, amigos y vecinos acompañaron el ataúd con el cadáver de Debanhi Escobar hasta un cementerio en el municipio de Galeana, en el estado de Nuevo León, donde este sábado sepultaron a la joven de 18 años que fue vista con vida por última vez a la orilla de la llamada ‘carretera de la muerte’.

Por la mañana se realizó una misa de cuerpo presente en una iglesia de Monterrey y luego sus restos fueron trasladados a Galeana, la comunidad de la cual es originaria Dolores Bazaldúa, madre de Debanhi.

Al mismo tiempo, decenas de ciudadanos, en su mayoría mujeres, marcharon en las calles de Nuevo León y otras ciudades de México para exigir justicia y un alto a la violencia por el caso de Debanhi y otras jóvenes desaparecidas.