En un duelo de escándalo con pobre actuación arbitral, León y Querétaro empataron a un gol. El espectáculo que ofrecieron ambos equipos, fue aderezado por la incapacidad del silbante Guillermo Pacheco Larios, quien terminó expulsando al técnico de los Gallos Hernán Cristante y al delantero leonés, Santiago Ormeño.

Con este marcador, los queretanos llegaron a doce puntos, muy lejos de puestos de Liguilla y los Esmeraldas arribaron a 19, perdiendo la oportunidad de trepar a los primeros cuatro lugares.

Querétaro hizo un buen primer tiempo, jugando según sus alcances, apretando en el medio campo y recuperando pelotas que generaban manos a mano, que eran bien detenidos por los defensores y Rodolfo Cota. Vino una gran jugada entre Pablo Barrera y José Angulo, para que el exmundialista abriera el marcador (44′).

En la segunda parte, el guión no cambió, León urgido fue por el partido y los Gallos siguieron provocando que Cota se volviera figura. Vino un penalti a favor de León, el cual Angel Mena falló en su primer intento, pero el silbante lo repitió por invasión de área y el mismo Mena hizo bueno en su segunda oportunidad (68′).

Los ánimo se encendieron. Hernán Cristante comenzó a reclamar, a poner una silla entre las dos xonas técnicas en forma de protesta y se fue expulsado. Al final, Ormeño de León, también vio la roja.