Luego de que Rusia pidió a la Unión Europea (UE) pagar el gas suministrado en rublos o enfrentar reducción del mismo, la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) aseguró que el Kremlin reorganiza a sus tropas para apoderarse de Donbass, Ucrania.

 

Rusia comienza a sacar la artillería de contraataque económico, luego de semanas de sanciones financieras por parte de la OTAN; el gas ruso es de los más consumidos en Europa para calentarse, y se traslada a través de largos sistemas de abastecimiento.

Rusia abrió un nuevo frente, amenazando con cortar las entregas de gas a la Unión Europea si no recibe el pago en rublos.

Putin anunció este mismo jueves que los países “hostiles”, incluyendo los de la Unión Europea (UE), deberán tener cuentas en rublos y que “los pagos del gas que se entregará desde mañana, 1º de abril, se harán desde esas cuentas”.

Tropas ante Ucrania

  • Sergei Rudskoi, jefe del Estado Mayor ruso, dijo que terminó la primera fase de la guerra contra Ucrania
  • Ahora se centrará en “liberar” Donbass, zona ucraniana con alta presencia de separatistas prorrusos

Bajo ese contexto, Jens Stoltenberg, jefe de la OTAN, explicó que las tropas de Rusia no se están retirando de Ucrania, sino reposicionándose para atacar Donbass, a fin de “mantener presión sobre Kiev y otras ciudades”, a costa de “más ataques con más sufrimiento”.

Debido a que ciudadanos y Ejército ucranianos siguen teniendo presencia en Donbass, el Gobierno de Estados Unidos cree que el conflicto con Rusia se alargaría todavía más; la represalia con tropas y corte en el suministro del gas serían sólo el comienzo de la contraofensiva.

Gas de Rusia

Este jueves, desde su oficina en el Kremlin, Vladímir Putin comentó:

“Firmé un decreto sobre el gas natural para estados hostiles. Para comprarlo, deben abrir cuentas en rublos en bancos de Rusia y pagar el gas en estas cuentas, a partir del 1 de abril. Si no cumplen, habrá represalias porque nadie nos vende nada gratis. Tampoco haremos obras de caridad”.

Además de una posible reorganización de sus tropas, el presidente de Rusia aclaró que, bajo incapacidades para hacer transacciones en dólares y euros, esta medida representa “un paso importante hacia nuestra soberanía financiera”; a los “socios confiables” les dará otro trato, añadió.