Por segunda ocasión, la Asamblea General de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) aprobó una resolución en donde pidió a Rusia “el cese inmediato” de hostilidades contra Ucrania y el fin de ataques contra civiles.

Con 140 votos a favor, 5 en contra y 38 abstenciones, la comunidad internacional aprobó esta nueva resolución presentada por Ucrania, y promovida por México y Francia, sobre las “consecuencias humanitarias de la agresión” rusa.

  • La invasión provocó el desplazamiento de 10 millones de personas, 3.5 millones de las cuales refugiadas en el extranjero y la mitad, niños.

La resolución “pide el cese inmediato de las hostilidades por Rusia contra Ucrania, en particular los ataques contra civiles y objetivos civiles”, así como la “protección de civiles, personal humanitario, periodistas y personas en situación vulnerable, como mujeres y niños”.

Además de condenar “todas las violaciones de la legislación humanitaria internacional”, el texto, de cuatro páginas, “reitera” el llamado del secretario General de la ONU, António Guterres, para que Rusia “retire inmediata, completa e incondicionalmente” todas sus fuerzas militares del territorio de Ucrania.

Esta es la segunda derrota consecutiva que sufre Rusia en la ONU, después de que, en una resolución presentada por dicho país, también sobre la situación humanitaria, fue rechazada en el Consejo de Seguridad, que nada más recabó los votos positivos del representante de Moscú y China, mientras que los 13 miembros restantes se abstuvieron.

  • El 2 de marzo, en una decisión histórica, 141 países votaron a favor de otra resolución de condena de la invasión rusa frente a 35 abstenciones y cinco votos en contra.

Al igual que en aquella resolución, Rusia volvió a recibir el apoyo de Bielorrusia, Corea del Norte, Eritrea y Siria.