Frida, la perrita rescatista de las Fuerzas Armadas de México, la cual se convirtió en un emblema de todo el mundo durante sus heroicas hazañas en el sismo que cimbró México en el año 2017, se encuentra delicada de salud.

Cabe recordar que el 24 de junio de 2019, sólo dos años después de sus labores en la búsqueda de cuerpos o de sobrevivientes entre los escombros de los inmuebles que se derrumbaron tras el sismo de 7.1 grados Richter en 2017, Frida fue retirada con honores.

Aquel día, se le entregó un juguete de retiro y fue entregada para su custodia al Subgrupo de Control Canino de la Sección Tercera del Estado Mayor General de la Armada.

Esto ocurrió luego de que la perrita labradora estuviera activa durante 10 años, pues Frida se encontraba en labores desde el 2010, participó en diversos rescates alrededor del mundo. Entre los que se encuentra el terremoto de Haití en el año en que comenzó a dar servicio, un sismo desastroso en Ecuador en 2016, la explosión de la Torre de Pemex en 2013, y los terremotos del 9 y 17 de septiembre del 2017. En su labor en la SEMAR logró encontrar a 53 personas.

Su fama llegó a otros países, incluso los rescatistas japoneses la apodaron ‘Marina-Chan’, ya que en su chaleco tenía el nombre ‘Marina’ y ‘Chan’ es un sufijo que se añade después del nombre para expresar cariño y confianza. Así, en redes sociales se dio a conocer que la fama de ‘Frida’ o ‘Marina-Chan’ llegó hasta tierras niponas, y decidieron rendirle homenaje en la estatua de Hachiko, uno de los sitios más emblemáticos de Japón.

Hasta el momento no hay mayor información del estado de salud de la perrita labrador, únicamente se conoce que está delicada y con un tratamiento especial.