Microsoft está listo para poner en marcha su nueva Región de Centros de Datos en México, construida en el estado de Querétaro, con una superficie que abarca tres canchas de futbol profesional y un ancho de banda para el procesamiento de la información en petabytes. Está diseñado para ser la residencia oficial en la nube de Office, Azure, Dynamics y Power Platform.

Este martes, Microsoft presentó los avances de su programa Innovar por México, para el cual destinó una inversión de 1,100 millones de dólares, misma que fue anunciada por el propio CEO de Microsoft Corporation, Satya Nadella, en un videomensaje transmitido el 20 de febrero de 2020 en la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Aunque no precisó la fecha exacta de lanzamiento del centro de datos, Microsoft destacó que estas instalaciones brindarán “servicios integrales, seguros, confiables y escalables a través de la nube de Microsoft para poder ayudar a todas las organizaciones a aprovechar al máximo las ventajas de la digitalización y promover su transformación digital”.

La tecnológica adelantó que construirá un cuarto laboratorio para el desarrollo de habilidades digitales en estudiantes de México, que estará ubicado en el estado de Guanajuato. Este nuevo laboratorio se sumará a los tres que ya existen como parte del programa Innovar por México: Chihuahua, Veracruz y Chiapas.

Además, Microsoft detalló que en estos dos años “ha ayudado a más de 700 jóvenes estudiantes a conseguir un empleo a través del programa Innovacción Virtual, ha capacitado a más de 145,000 estudiantes y 4,000 de ellos se han certificado en AZ900, lo que significa que cuentan con conocimientos en áreas de alta especialidad como ciencia de datos, inteligencia artificial, internet de las cosas y arquitectura de soluciones”.

En cuanto al apoyo a micro, pequeñas y medianas empresas, Microsoft compartió que en alianza con BBVA, BanBajío, Credijusto, Meta, Credijusto, Uniclick y la Secretaría de Economía del gobierno de México, ofrecen asesoría, financiamiento y especialización que les ayuden a hacer de sus capacidades tecnológicas un activo clave, fortalecer su resiliencia y flexibilidad.