Vladimir Putin redobló esta semana su retórica incendiaria contra Ucrania y sus dirigentes, un régimen neonazi según él, al que acusa sin pruebas de cometer un genocidio en el este y de querer obtener una bomba atómica.

Su discurso a la nación del lunes fue bien acogido por sus diputados y partidarios, pero causó indignación en otros lugares. La presidencia francesa la calificó de “deriva ideológica”.

Éstas son algunas de las acusaciones de Putin

Genocidio

Esta acusación se repite cada vez más desde diciembre, mientras unos 150 mil soldados rusos armados están acampados en las fronteras ucranianas, según estimaciones occidentales.

Putin afirmó que Ucrania está llevando a cabo una política de exterminio de los rusoparlantes en el este del país.

En su discurso del lunes Putin acusó a Ucrania, un país sin legitimidad histórica según él, de tener un régimen “neonazi”, patrocinado por Occidente, para exterminar a los rusoparlantes del Donbás.

“El llamado mundo civilizado, del que nuestros colegas occidentales son los únicos representantes, prefiere hacer la vista gorda, como si estos horrores no existieran, ante el genocidio sufrido por cuatro millones de personas”,

Dijo, acusando a Kiev de prohibir la lengua rusa.

La guerra en el este de Ucrania, una región rusoparlante, ha dejado 14 mil muertos, entre ellos muchos civiles.

En cuanto a la lengua, Ucrania no ha prohibido el ruso, que sigue siendo muy hablado, pero adoptó una ley que impone el ucraniano en el espacio público y en los medios de comunicación, un texto criticado por varias oenegés internacionales.

El gobierno ucraniano recuerda que el país fue rusificado a la fuerza durante la época soviética y que desde hace ocho años sufre la agresión militar rusa, incluida la anexión de la península de Crimea en 2014.

Ambiciones de una bomba atómica

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, afirmó por primera vez el lunes que Kiev quiere adquirir una bomba atómica. 

El presidente ruso retomó las acusaciones en su discurso del lunes y las detalló al día siguiente en una rueda de prensa.

Según él, debido a su herencia soviética, “lo único que falta es un sistema de enriquecimiento de uranio. Pero se trata de una cuestión técnica, y para Ucrania no es un problema insoluble”. 

Putin asegura que Ucrania puede desarrollar armas nucleares tácticas aumentando el alcance de sus misiles a 500 kilómetros, con lo que Moscú estaría en la zona de destrucción. “Para nosotros es una amenaza estratégica”, afirmó.

Ucrania nunca ha mencionado sus ambiciones nucleares. Pero su presidente sí dijo que un acuerdo de 1994 -el Memorándum de Budapest, que preveía que Rusia respetara la integridad territorial de Ucrania a cambio de que Kiev renunciara a su arsenal nuclear soviético- parecía obsoleto.

Cabe mencionar que, Rusia reconoció esta semana la independencia de los separatistas prorrusos, que apoya militarmente desde hace ocho años.

La OTAN y la guerra total

Desde hace semanas, Vladimir Putin repite que quiere obtener “garantías de seguridad”, es decir el fin de la ampliación de la OTAN, especialmente a Ucrania, y la retirada de las fuerzas de la Alianza en el este de Europa.

Otra de las acusaciones es que según él, Ucrania quiere recuperar la península de Crimea. Y si Kiev se une a la OTAN, tratará de hacerlo, lo que llevaría a Rusia y a Occidente a una guerra entre potencias nucleares. 

El presidente ruso también acusó el lunes a la OTAN y a Estados Unidos de utilizar las maniobras militares regulares en Ucrania como “cobertura para el rápido despliegue de unidades militares de la OTAN en territorio ucraniano”.