El ex presidente municipal de San Miguel de Allende, Luis Alberto Villarreal, ha sido denunciado ante la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada, así como ante el Procurador Fiscal de la Federación por “la presunta comisión de los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, delincuencia organizada y defraudación fiscal”.

La denuncia, de la cual MILENIO tiene una copia, ha sido interpuesta por la organización “México Unido contra la Corrupción”, misma que se presentó desde el pasado 28 de enero y que está firmada por Cesar Antonio Padilla Ramírez, representante del movimiento.

“Hago de su conocimiento mediante formal denuncia hechos cometidos por los delitos previstos y sancionados por los artículos 400 bis del Código Nacional de Procedimientos Penales, 108, 113 bis, y demás que les resulten por conductas que son considerados propias de la comisión de un delito en perjuicio de la Federación y del Estado de Guanajuato”, se lee en el documento.

La denuncia no sólo va contra Luis Alberto Villarreal ex presidente municipal de San Miguel de Allende, sino que también involucra a su hermano Ricardo Villarreal García, ex presidente municipal de San Miguel de Allende y actualmente diputado Federal.

En la denuncia también se hace mención de Christopher Thomas Finkelstein Franyutti, quien se desempeñó como secretario del Consejo Directivo del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de San Miguel de Allende, Sapasma; así como de Nicolás Hernández Ramírez y Mauricio Orozco Arroyo, ambos ex integrantes del Consejo de Sapasma.

A todos ellos, se les atribuye haber cometido presuntamente delitos contra el Erario, en perjuicio de la Federación y del Estado de Guanajuato, así como lavado de dinero, presuntamente de procedencia ilícita.

Apenas, el pasado 14 de diciembre del año pasado los miembros del Consejo Directivo del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de San Miguel de Allende fueron despedidos por orden judicial que le fue concedida al Ayuntamiento de este municipio.

Los integrantes del Consejo Directivo, apenas habían tomado protesta en Sesión de Ayuntamiento del 8 de octubre del 2021; sin embargo, su despedida dos meses después, se dio por “pérdida de confianza”.

El gobierno sustentó esta acción en el Artículo 6, Fracción IV, de la Ley del Trabajo de los Servidores Públicos del Estado y de los municipios, así como en el Artículo 185 de la Ley Federal del Trabajo.

Según informó el Gobierno Municipal de San Miguel de Allende, el motivo de la pérdida de confianza se dio porque los miembros del Consejo de Sapasma no informaron a la Comisión de Hacienda, Patrimonio y Cuenta Pública de la condonación de pagos hasta por 15.5 millones de pesos a desarrollos inmobiliarios hechos por el Consejo; siendo omisos de esta información al referir a dicha comisión que no había ninguna observación en el proceso de entrega-recepción que habían realizado al tomar sus puestos de consejeros.