El actor Alec Baldwin, quien se encuentra en el ojo del huracán tras el tiroteo suscitado durante el rodaje de la película “Rust”, podría salir bien librado de las acusaciones que enfrenta pues, al parecer, la fiscal de distrito está de acuerdo con la versión de que “nunca apretó el gatillo“.

La fiscal de Santa Fe, Nuevo México, Mary Carmack-Altwies, realizó una prueba “extraoficial” en la que demostró que “se puede jalar el martillo (de una pistola) hacia atrás sin apretar el gatillo y sin bloquearlo”.

Lo anterior, hace pensar que la fiscal, quien está a cargo del caso, apoya la versión de Baldwin, quien asegura que él nunca accionó el arma en el trágico incidente que terminó con la vida de la directora de fotografía, Halyna Hutchins.

Aunque el FBI será el encargado de determinar si el arma que se usaba en el set del rodaje de la película “Rust” fue accionada por Baldwin, la prueba “extraoficial” que realizó la fiscal podría cambiar la historia y demostrar que todo se trató de un “error”, según la publicación Vanity Fair.

“Se puede tirar del martillo hacia atrás sin apretar el gatillo y sin bloquearlo. Así que si lo tiras hacia atrás parcialmente, no se bloquea, y luego, si lo sueltas, el percutor puede golpear el cebador de la bala”.

Fiscal Mary Carmack-Altwie, en declaraciones que recoge Vanity Fair.

La versión de la fiscal coincidiría con la del actor, quien ha asegurado que él “nunca apuntaría con un arma a nadie ni, mucho menos, apretaría el gatillo”.

Aunque las voces de expertos son casi unánimes al afirmar que no hay forma en que un arma pueda dispararse sin apretar el gatillo, la prueba realizada por la fiscal podría dar un vuelco al caso.

¿Cómo va el caso de Baldwin?

Alec Baldwin fue demandado recientemente por la familia de Halyna Hutchins, quien argumenta que tanto el actor, como la producción de “Rust” incurrieron en “conductas imprudentes y medidas para reducir costos”.

A decir del abogado Brian Parnish, estas son algunas de las conductas y medidas “imprudentes” en las que cayó la producción y Baldwin:

  • Utilizar un revolver normal, en lugar de armas de utilería
  • Ausencia de personas calificadas para manipular armas en el set
  • Falta de equipos de protección para los trabajadores
  • Supuestamente, Baldwin “se rehusó” a recibir entrenamiento para desenfundar el arma

 

La investigación sobre estos hechos sigue su curso, pero, hasta el momento, nadie ha sido detenido ni acusado de cargos penales.