Luc MontagnierNobel de Medicina por el descubrimiento del virus del VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana), falleció a los 89 años en un hospital de Neuilly-sur-Seine, cerca de París, Francia, anunció el jueves el alcalde de esa localidad, Jean-Christophe Fromantin.

El investigador francés, que más tarde se convirtió en una figura controvertida en la comunidad científica, fue galardonado con el Nobel en 2008 por haber identificado el Virus de la Inmunodeficiencia Humana en 1983 junto a sus colegas Françoise Barré-Sinoussi Jean-Claude Chermann.

Sin embargo, su aura se vio empañada en los últimos años tras varias declaraciones que suscitaron enormes polémicas y le llevaron a ser rechazado por sus colegas. Desde 2017 hizo reiteradas declaraciones contra las vacunas y en los dos últimos años reapareció haciendo afirmaciones sobre el COVID-19 (coronavirus), que fueron refutadas por la comunidad científica.

Los informes sobre la muerte de Luc Montagnier circulaban en internet desde el miércoles, pero no se pudieron confirmar en un primer momento, ya que la familia no habló con la prensa y los principales organismos de investigación a los que pertenecía dijeron que no podían ratificar la información.

Esta inusual falta de información en torno a una figura tan conocida parecía ser un reflejo de la situación reciente de Luc Montagnier ante la comunidad científica.
“Hoy elogiamos el papel decisivo de Luc Montagnier en el descubrimiento conjunto del VIH”,

Dijo la asociación contra el SIDA Aides.

Luc Montagnier hizo su descubrimiento clave sobre el VIH a principios de la década de 1980, cuando los casos de SIDA comenzaron a dispararse y las personas infectadas tenían pocas posibilidades de sobrevivir.

Sus hallazgos sentaron las bases para los tratamientos contra el SIDA, lanzados 15 años después, que permitirían a los pacientes llevar una vida casi normal a pesar de la enfermedad.

El descubrimiento fue seguido por una larga disputa entre Montagnier y el equipo del investigador estadounidense Robert Gallo sobre su autoría. Finalmente, acordaron que el francés había aislado el virus, mientras que el estadounidense había establecido su vínculo directo con el SIDA.