La Organización Mundial de la Salud (OMS) urgió a los países ricos a aportar los 16 mil millones de dólares necesarios para echar a andar su plan de derrotar este año el COVID-19 en el mundo.

Según la OMS, una rápida inyección de dinero a su plan Acelerador de Acceso a Herramientas contra el COVID (ACT-A) podría acabar este año con el COVID-19 como emergencia sanitaria mundial.

El ACT-A apunta a desarrollar, producir y distribuir herramientas contra la pandemia, incluyendo vacunas, pruebas, tratamientos y equipo de protección.

Ese plan dio origen al mecanismo Covax, creado para asegurar el acceso de naciones pobres a las vacunas, al prever que los países ricos las acumularían. El Covax completó mil millones dosis de vacunas entregadas en el mundo en enero pasado.

ACT-A necesitaba 23 mil 400 millones de dólares para su operación en el periodo de octubre de 2021 a septiembre 2022, pero sólo 800 millones han sido recaudados.

A través del mecanismo la OMS busca 16 mil millones de dólares aportados por los países ricos para “cerrar la brecha financiera inmediata” que se precisa para el objetivo sanitario. El resto será autofinanciado por los países de ingreso medio.

El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que la rápida propagación de la variante Ómicron del COVID-19 hizo más urgente asegurar que las pruebas, tratamientos y vacunas sean distribuidas equitativamente.

“Si los países de ingresos altos pagan su parte de los costos del ACT-Accelerator, el mecanismo podrá apoyar a los países de ingresos bajos y medios a superar su bajo nivel de vacunación, falta de pruebas y escasez de medicamentos”, señaló en un comunicado.

La ciencia nos dio las herramientas para combatir el COVID-19. Si son compartidos solidariamente, podemos terminar este año con el COVID-19 como una emergencia sanitaria mundial”.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS