Un hombre de Galveston, Texas, admitió haber intentado ingresar ilegalmente a dos personas dentro de un ataúd envuelto en una bandera de Estados Unidos (como los que transportan los cuerpos de soldados muertos en combate), informó el miércoles el Departamento de Justicia.

El sospechoso de 33 años de edad, Zachary Blood, fue capturado en octubre cuando se dirigía a un puesto de control a bordo de una camioneta color gris “modificada para transportar ataúdes“, cerca de la frontera entre Estados Unidos México, en Texas, según la declaración dada por la fiscal federal Jennifer Lowery.

Interrogado por oficiales estadounidenses sobre qué estaba transportando, Zachary Blood respondió que llevaba un hombre muerto de la Marina, según dice en el comunicado.

“Sin embargo, el ataúd estaba en malas condiciones y la bandera de Estados Unidos estaba pegada con cinta de embalaje”.

Comunicado del Departamento de Justicia

Al continuar la inspección, los agentes descubrieron a dos personas vivas, nacionales mexicanos “ilegalmente en Estados Unidos” dentro del féretro, según el Departamento de Justicia.

Los dos hombres admitieron haber cruzado el Río Bravo hacia el interior de Estados Unidos y haber pagado a un hombre para que los llevara a San Antonio, Texas.

Zachary Blood enfrenta hasta cinco años de prisión y una multa de hasta 250 mil dólares por haber intentado ingresar a los dos mexicanos a territorio estadounidense.

Estados Unidos registró en el año de 2021 cerca de dos millones de arrestos de migrantes por su ingreso ilegal al país a lo largo de la frontera sur con México, de acuerdo con estadísticas oficiales.

Las llegadas de migrantes a Estados Unidos tuvieron un descenso marcado durante la fase inicial de la pandemia de COVID-19, pero repuntó de nuevo a finales de 2020, antes de aumentar cuando asumió el cargo en enero el presidente Joe Biden.