El gobernador de Nuevo León, Samuel García, y su esposa Mariana Rodríguez pudieron haber cometido el delito de trata de personas al convivir con un menor de edad del DIF Capullos, de acuerdo con Save The Children México.

“Por usar su imagen con fines políticos y mercantiles en las comunicaciones de sus redes sociales”, argumentó la organización.

En su cuenta de Twitter, el organismo expuso que el 15 de enero García y Rodríguez, titular del DIF estatal, solicitaron un permiso de convivencia familiar por un fin de semana con un bebé del Sistema Estatal DIF, sin tener ningún vínculo con el menor.

Aseveró que el bebé fue víctima de violaciones a su derecho a la vida privada, a la identidad y a los relacionados con la aplicación del interés superior establecido en la Constitución.

EL FINANCIERO