El primer ministro británico Boris Johnson anunció este miércoles que la próxima semana pondrá fin a las principales restricciones contra COVID-19, impuestas para combatir la variante Ómicron en Inglaterra, y en marzo terminará el aislamiento para los casos positivos.

A partir del jueves 27 de enero, el uso de la mascarilla ya no será obligatorio, no se recomendará oficialmente el home office no se exigirá el pase sanitario para tener acceso a los locales nocturnos y a determinadas reuniones multitudinarias, anunció el líder conservador en el Parlamento.

“A medida que el COVID se vuelve endémico, tenemos que sustituir las obligaciones legales por consejos y recomendaciones”.

Boris Johnson, primer ministro británico.

Dijo que no tenía intención de prorrogar la normativa que impone el aislamiento para los casos positivos de COVID-19 cuando expire el 24 de marzo. Esta fecha podría incluso adelantarse.

Boris Johnson fue acusado por asistir a fiesta durante confinamiento

Esta flexibilización de medidas anticovid ocurre en medio de un escándalo por las fiestas del gobierno durante el confinamiento, que ha salpicado al primer ministro.

El primer ministro británico, Boris Johnson, reiteró este martes que nadie le avisó de que se fuera a organizar una fiesta que violaba las reglas anticovid en Downing Street en mayo de 2020.

Se trata del nuevo episodio de la saga del “partygate”, surgida a raíz de las fiestas organizadas, según la prensa, en Downing Street a pesar de las restricciones impuestas contra el COVID-19, que ha sumido al dirigente británico en la peor crisis desde su llegada triunfal al poder en el verano de 2019.

“Les puedo decir tajantemente que nadie me dijo que se trataba de algo que violara las reglas anticovid, que no era un acto de trabajo”, declaró al ser preguntado en televisión, al margen de una visita a un hospital de Londres.