El ministro de Sanidad británico, Sajid Javid, anunció el jueves una reducción a cinco días de la cuarentena mínima para las personas positivas al COVID-19 en Inglaterra, buscando “minimizar” el impacto de las ausencias laborales en la economía.

“Hemos revisado el periodo de aislamiento para los casos positivos, para garantizar que las medidas establecidas maximizan la actividad económica y educativa, por ejemplo, pero también minimizan el riesgo de que las personas contagiosas abandonen la cuarentena”.

Sajid Javid, ministro de Sanidad británico.

Citando cifras de la agencia británica de seguridad sanitaria, UKHSA, el ministro defendió que “alrededor de dos tercios de los casos positivos dejan de ser contagiosos al final del quinto día“.

Así, a partir del lunes, las personas que hayan dado positivo al test del COVID-19 podrán abandonar la cuarentena si tiene dos resultados negativos consecutivos en el quinto día y a principios del sexto.

Hasta ahora, el periodo de aislamiento era de hasta diez días con la posibilidad de reducirlo a siete si se tenía una prueba negativa.

En vista del absentismo masivo por COVID-19 que está perturbando sectores clave como la sanidad, la educación y el transporte, el gobierno de Boris Johnson estaba bajo presión para reducir el periodo de aislamiento a cinco días, como ya hizo Estados Unidos.

Uno de los países más castigados de Europa por la pandemia, con más de 151 mil muertes, el Reino Unido ha registrado en las últimas semanas un récord de infecciones diarias atribuidas a la variante Ómicron, pero el número de casos positivos ha estado disminuyendo en los últimos días.

Despliegan a 200 militares en hospitales por COVID

En ese contexto, la semana pasada se anunció que 200 militares serán desplegados en los hospitales de Londres para apoyar al servicio público de salud británico (NHS), que sufre creciente ausentismo mientras aumentan los ingresos , debido al COVID-19.

Según NHS England, organismo que gestiona la sanidad pública en Reino Unido, el 2 de enero se registraban más de 39 mil ausencias de miembros del personal hospitalario, debido a cuarentenas por infección de COVID-19 o casos de contacto, un aumento del 59% respecto a la semana precedente y el triple que a principios de diciembre.

Esto incluye más de 4 mil 700 ausencias en Londres, que ha sido el epicentro de la nueva ola de infecciones debidas a la variante Ómicron del coronavirus, aunque recientemente registra una ligera disminución del número de casos y de los ingresos hospitalarios.

El despliegue anunciado en Londres incluye 40 médicos militares y 160 efectivos auxiliares que ayudarán en las próximas tres semanas a suplir la falta de personal sanitario infectado por el virus.