Ciudadanos no vacunados contra el COVID-19 en Italia no podrán usar el transporte público ni ingresar a otros sitios recreacionales. Foto: Reuters.

El transporte público (trenes, autobuses y aviones nacionales), así como gimnasios, hoteles, piscinas, museos y restaurantes en espacios cerrados o abiertos, son lugares prohibidos para ciudadanos no vacunados contra el coronavirus (COVID-19) en Italia.

La semana pasada, el primer ministro de Italia, Mario Draghi, endureció medidas contra el COVID-19 e hizo obligatoria la vacunación COVID-19 para mayores de 50 años, porque “dos tercios de las camas en cuidados intensivos son” ocupadas por ese sector.

  • En una conferencia de prensa realizada este lunes, el primer ministro de Italia habló sobre los no vacunados y la prohibición al transporte público y otros sitios:
“La mayoría de los problemas (COVID-19) que tenemos hoy día, dependen de los no vacunados. Introdujimos la obligación de vacunar a mayores de 50 años, con base a datos que esencialmente dicen que ellos corren más riesgos”.

Transporte público

  • Los no vacunados no podrán viajar dentro del territorio de Italia
  • Antes de abordar al transporte público, se deberá mostrar el certificado

Giuseppe Critelli, ciudadano de Italia, dijo en entrevista para la agencia Reuters que la medida de prohibición para el transporte público hacia no vacunados “es correcta y adecuada en este momento” porque representa “seguridad adicional para viajeros” y trabajadores del sector.

Italia es uno de los países de la Unión Europea (UE) que más está endureciendo las medidas contra el COVID-19. Foto: Reuters.

Sólo los sí vacunados accederán a hoteles, reuniones públicas, ferias comerciales, parques de atracciones y centros de bienestar. Incluso tomar un café en un bar de Italia será difícil para quienes se resisten a las dosis contra el COVID-19.

No vacunados en Italia

  • La apertura de escuelas suscitó también debate dentro del Gobierno
  • Autoridades prevén seguir en modo a distancia por dos semanas más

En el marco de la prohibición del transporte público para los no vacunados, el primer ministro de Italia señaló que la educación a “distancia provoca desigualdades destinadas a permanecer”, por lo que clases presenciales serán una prioridad para todo el país europeo.